fbpx
AG Noticias
Deportes El Ilustre

Messi no es libre

Lionel Messi quedó libre del Barcelona y por primera vez jugó en esa condición para el seleccionado argentino y brilló. Verlo en el pre calentamiento, en la cancha y afuera es realmente hermoso. A continuación la opinión del periodista Ivan Moreira sobre el astro argentino.

El tema es que ya es repetitivo. Incluso ya estamos repitiendo decir que es repetitivo. Se entiende? Lo que podamos pensar, expresar o decir, seguramente ya se dijo y suena redundante intentar explicar lo que sigue sucediendo. 

La sorpresa, el asombro, se reinventa constantemente con él. Cuando parece que ya lo vimos todo hasta el hartazgo, cuando creemos que ya está, que ya no puede hacer nada que ya no se haya visto, viene y crea. Inventa. La vara directamente ya no existe. 

No es normal, no es para nada normal. 

Me gustaría meterme por un minuto en su cabeza y ver si realmente es consciente de lo que hace, si piensa que el resto también lo puede hacer, o si se da cuanta que desde afuera nos hace sentir muy bien. Nos hace amar un poco más a lo que ya amamos. 

Gracias a él, el gusto y pasión por un deporte es mucho más grande en cada partido. Cada 90 minutos vamos conociendo al fútbol cada vez más. Cada 90 minutos que él pasa dentro de una cancha, tenemos que agregar miles de páginas escritas para intentar dejar por sentado que las películas le erraron con la imagen que crearon de los extraterrestres. Y que si existe vida en otro planeta o donde sea, sean ellos los que deban decir “es de otro planeta”. Somos contemporáneos al extraterrestre del universo, nos eligió para, a su manera, mostrar que no todo está perdido. 

Porque sabe del tipo que decidió llevarlo para siempre en su piel y baja a firmarle. Porque sabe de las personas que esperan 3 horas con la ilusión de solo verlo por 10 segundos bajarse del bondi, y levanta las manos. Y les juro que es el saludo más sincero de todos. Enserio que es uno más de nosotros, es la imagen y reflejo de todo lo bueno de cada uno de nosotros, reúne absolutamente todo. 

Lionel Messi quedó sin contrato por unos días del Barcelona en España y en medio de eso, cumplió 34 años dentro de la concentración Argentina, una vez más. El tipo está por primera vez, libre de su club y está jugando para nosotros. 

Hace unos días pensaba y eso por eso que escribió que Messi en realidad no es libre. Hace mucho dejó de ser libre. Pasó a ser de y para todo nosotros. Ojo, por decisión pura y exclusiva de él. El contrato lo va firmando cada vez que besa la pelota y la acomoda. Cada vez que ingresa a la cancha, cada vez que canta el himno. En cada puño apretado. En cada ilusión y desilusión. Son 34, pero realmente es el mismo que podemos ver en los recreos de cualquier colegio. El espíritu es igual al que tenemos cada vez que entramos a jugar a la pelota. Porque eso es lo que hace, juega a la pelota. Y en algo tan simple como jugar a la pelota hace feliz a tanta gente. Nos hace realmente feliz, sin exagerar. Sin exagerar en lo más mínimo. 

Por eso digo que es repetitivo intentar explicar lo que sentimos cuando lo vemos jugar. 

Cuando incluso desde afuera vemos que lo más fácil sería hacer lo primero que pensamos, tomar la opción de hacer las cosas relativamente más normales, nos damos cuneta que vivimos equivocados. Porque la excelencia que radica en él yace en hacernos dar cuenta que en realidad lo que pensábamos de la simpleza queda totalmente alejado de lo que realmente es. Es decir, los que están errados en pensar que hacer las cosas supuestamente más fáciles son las más simples, somos nosotros. Desde que él toma la decisión desde sus pies (porque estoy convencido que tiene más de un cerebro y el más grande lo tiene en la zurda) la simpleza florece y deja para siempre un destello imborrable para la memoria de nosotros y para alegría del fútbol. 

Su zurda va en 2. No va en 1,5 ni en 1. Resulta imposible adelantar sus audios. El escucha a sus compañeros antes que todos y a nosotros también. Y en algún fragmento del tiempo, que para él no existe, decide hacer lo que hace. Y decide hacernos felices. 

Messi es el genio que nunca será libre. Con contrato o sin contrato, este extraterrestre vino a demostrar que juega para nosotros. En la vigencia de lo intangible podremos encontrar cada inciso de sus goles. De sus gritos y jugadas, de sus gambetas y alegrías. 

El contrato lo firma cada vez que juega para nosotros. Sin letras chicas ni cosas rebuscadas. 

Lionel Messi no es libre. Lionel Messi es de todos nosotros y debemos exigirnos contemplarlo y registrarlo hasta más no poder. E intentar seguir buscando las palabras que traten de expresar lo que entra por nuestros ojos y se mete en nuestra memoria para siempre.

Leo, gracias por escuchar nuestros audio en 1,5 y jugar en 2.

Advertisement

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.