fbpx
AG Noticias
Editorial

Wehbe, un homenaje merecido y el papelón que tuvieron que salir a arreglar

Un homenaje que hizo que se borrara con el codo lo que se había escrito con la mano. Un papelón de politiqueros.
Por Juan Carlos Gamero

Legisladores de la Unión Cívica Radical elaboraron un proyecto en homenaje a Osvaldo Wehbe. Proponen que las cabinas de transmisión del Mario Kempes lleven su nombre. El problema es que…

Que quieran realizarle un homenaje al Turco Wehbe nos parece fantástico. Además, sería más que merecido para quien dio, a través de su carrera como periodista, ejemplos de dignidad, profesionalismo y don de gente. Que elijan el coliseo mayor de nuestro fútbol, es también, un lógico escenario para que el nombre de Osvaldo quede inmortalizado.

El problema es que estos legisladores, o bien pecan de desinformados (lo que ya de por sí sería grave teniendo en cuenta que fueron elegidos para cumplir funciones importantes), o bien fueron consumidos por las ansias de figuración a cualquier costo. Porque el sector de cabinas del Estadio Kempes, ya tiene nombre: Víctor Brizuela.

Durante este acto, en 2011, se bautizaron las cabinas del Kempes con el nombre de Víctor Brizuela.

El día 23 de junio de 2011, a un año y medio del fallecimiento de Víctor Brizuela, el gobernador Juan Schiaretti, junto al Vice Gobernador Héctor Campana, autoridades de la Agencia Córdoba Deportes, familiares de Vìctor, invitados especiales, y la prensa cordobesa, oficializaron el nombramiento.

Hoy, con algunos protagonistas que se repiten, pero en otras funciones (Campaña es el titular de la Agencia) y con nuevos actores que se suman (los legisladores radicales), se propone un innecesario revisionismo histórico de lo que ya legislado.

Para que quede claro: el sector principal de cabinas del Estadio Mario Alberto Kempes ya tiene nombre, no hacía falta volver a bautizarlo. Si quieren homenajear a Osvaldo Wehbe está perfecto, pero debieran haber buscando otro sector del estadio.

Le encontraron la «vueltita»

Claro, porque a veces es bueno quedar bien con todos. Ser políticamente correctos hace bien a la hora de ganar simpatías. Entonces, tuvieron que acomodar los tantos, incluso desde la misma Agencia Córdoba Deportes.

Y la idea terminó siendo borrar con el codo lo que se escribió alguna vez con la mano. Desde ahora, y a partir que el proyecto sea aprobado por la legislatura cordobesa se hará lo siguiente: las cabinas mudarán de nombre, pasarán a llamarse Osvaldo Wehbe, y el Sector de Prensa llevará el nombre del Maestro Víctor Brizuela.

Es como cuando en pleno partido, un técnico realiza dos cambios para solucionar un solo problema. Pero bueno… donde manda Capitán no manda marinero, el que sabe sabe, y el que no, es jefe.

Parecer empáticos

A veces pareciera ser que algunos políticos, en su afán de parecer «simpáticos» a la gente y de hacernos creer que tienen empatía con el pueblo son capaces de hacer cualquier cosa. Sin ir más lejos, a más de uno le dio vergüenza ajena el mensaje que a través de twitter publicó el Diputado Nacional radical Mario Negri.

Es que a la hora de recordar la figura emblemática de Osvaldo Wehbe, escribió haciendo referencia a uno de los latiguillos más conocidos… pero de otro relator. O sea, recordó al Turco con una característica frase del Bocha Houriet. Muchachos… se les nota mucho…

En definitiva, cuando los deseos de figurar a cualquier costo y la ignorancia sobre un tema se suman, terminan confabulándose para convertirse en un verdadero papelón.

Si el marco de este homenaje fuera un cuento, un chiste, o una historia graciosa, podríamos hacer referencia a aquel Adelantado Don Rogrigo Díaz de Carreras, cuyas hazañas relataba Les Luthiers. El mismo que acertó a fundar Caracas… y que la fundó en pleno centro de Caracas… ¡que ya estaba fundada!

Pero no, esto es mas serio. Estamos hablando de funcionarios y legisladores.

Advertisement

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.