fbpx
AG Noticias
Deportes

Nicolás Cañas, o la vida alrededor de una pelota de fútbol

Una recorrida por la vida y la trayectoria futbolística de Nicolás Cañas. Un delantero temible con potencia goleadora.

Nicolás Cañas ha sido desde hace unos cuantos años, uno de los principales embajadores de nuestro fútbol por el país. Desde la Primera Nacional hasta los certámenes de ligas del interior cordobés, Nico demostró ser un goleador temible.

La vida y la trayectoria de Nicolás Cañas merece ser contada, y a eso vamos. En este año tan particular, Nico finalmente había decidido integrar el plantel superior de Deportivo Norte, buscando el ascenso en Liga Cordobesa de Fútbol. Como que a la vuelta de tantas cosas, jugar en su tierra no le venía nada mal…

¿Como fueron tus inicios en el Fútbol?

Mi carrera como futbolista arrancó desde muy chico, como a los 9 años. Jugaba en el Deportivo Norte, y desde ahí fui a jugar un campeonato para la Escuelita de Talleres. Jugando un partido fue a vernos Coleoni que por ese entonces dirigía a Talleres en AFA y me llevó al club. Estuve dos años en Talleres.

¿Y qué pasó?

El mismo Coleoni me dejó libre y me ofreció que fuera a Racing de Córdoba,. Yo automáticamente me fui a Belgrano, donde estuve otros dos años. Ya ahí tenía 14. Conocí las matines, las fiestas de 15 de mis amigas y fue cuando mi papá me dijo: «Si vos querés ésto, yo no te llevo más a ningún otro club». Dejé el fútbol un tiempo y luego lo retomé.

¿Y cómo siguió la historia?

A los 16 años más o menos fue cuando me puse en la cabeza que tenia que ser futbolista. Era lo que me gustaba y me apasionaba, ahí sentí que quería un poco más que el Depo, así que decidí entrenar por mi cuenta y buscar alguna prueba en Córdoba o en Buenos Aires.

Llega la etapa en Ferro…

Me consiguieron una prueba en Ferro Carril Oeste. Voy y al segundo día el coordinador me dijo que tenia condiciones pero que no me veía bien físicamente; que volviera cuando estuviera mejor preparado. Pasaron tres meses y yo seguía con mi meta. Me salió una prueba en Independiente. Estuve tres semanas probándome y el Coordinador me llamó y me dijo que estaban interesados, que volviera a Alta Gracia a terminar el colegio y volviera. Yo no quería volver a Córdoba y se los dije. Me mandaron a la pensión y me siguieron probando. Yo ya me sentía jugador de Independiente.

Pero…

Un día el Coordinador me llamó y sin muchas palabras me dijo que no había lugar para mí. Me decepcioné pero no bajé los brazos. Empecé a buscar otros clubes para probarme y poder jugar. Fue cuando hablé con David Villareal , que estaba en Ferro). «Venite», me dijo y que él hablaba con el coordinador. Era el mismo que me había tomado la prueba la vez pasada. Al cabo de tres días, me aceptaron.

¿Cómo fueron esos días hasta que quedaste en Ferro?

La verdad les que la peleé mucho. Estuve meses buscando equipo, con mi viejo que me llamaba que me volviera a Córdoba. Viviendo en lo de mi tío, que era una casa humilde pero donde todos los días tenía un plato de comida aunque le costara. Yo sabía que la situación era difícil así que a las dos semanas le pedí a Ferro ir a la pensión. Lo entendieron y me dieron espacio ahí. Luego ya ahí, negociaron el pase con Deportivo Norte.

¿Cómo fueron tus años en Caballito?

En Ferro hice inferiores. En Quinta División me fue bastante bien. Me convertí en el goleador de todas las divisiones inferiores de Ferro. Estuve un año en las inferiores y a los 18 años ya debuté en la Primera. Estuve cuatro años con contrato y en ese tiempo me tocaron de técnicos varios grandes como Oscar Garré, el Tata Brown, Jorge Ghiso, Oscar Trullet. Luego me fui un año a préstamo a Sacachispas. Volví a Ferro y más tarde quedé libre.

¿Qué pasó?

Volví a mi casa con una lesión muy complicada. No sabía si volvía a jugar o no. Además, era difícil conseguir club. Al poco tiempo tuve la suerte de que Juventud Unida de Gualeguaychú lo dirigía Víctor Marchesini (ex jugador de Ferro), y me llevó . Estuve dos años en Entre Ríos. Salimos campeones de la Liga, del Provincial de Entre Ríos y logramos el ascenso al Argentino A.

Pero surgió una oferta del exterior…

Claro, pero no fue una buena experiencia. Fui a Cobán Imperial, de Guatemala. Cerré contrato por un año, pero no me gustó y me volví a los seis meses. Y con un panorama desfavorable porque por ese entonces jugabas en Centroamérica y nadie te registraba más. Desaparecías del mapa. No es como ahora con las redes sociales.

¿De vuelta a casa?

Si, comencé a entrenar con el Deportivo Norte, pensaba en quedarme, pero en marzo me salió jugar en la Liga Beccar Varela, donde estuve dos años. Era ya muy grande para jugar un Argentino así que decidí quedarme ahí. Me permitían venir a mi casa seguido, económicamente me servía mucho y estaba contento. Además, me permitió volver a estudiar, y terminé el secundario. En esa liga jugué en Recreativo de Laborde y Progreso de Noetinger. Luego mi carrera siguió por Almirante Brown de Malagueño en Argentino C, fui a Atlético Río Tercero y por último jugué en Atlético Villa Ascasubi, con quien salí Campeón

Y este año, volver al Depo…

Si, este año me volví para el Deportivo Norte. Por las cuestiones que ya todos saben, solo pude jugar un partido amistoso. Lo hice bien, pero no hay nada como la sensación de jugar por los puntos. Espero que pronto pueda darse con la camiseta del Depo.

Nicolás Cañas, un delantero temible. Con potencia, velocidad y gol. Una carta brava que paseó su fútbol por varios clubes y que ojalá podamos verlo brillar con el equipo de nuestra ciudad.

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.