fbpx
AG Noticias
Locales

Falleció Doña Chola, un símbolo de barrio General Bustos

A punto de cumplir 90 años, Doña Chola falleció ayer. Con ella, se fue un retazo grande historia del barrio.

Ayer, a los ochenta y nueva años, falleció Doña Chola. Una mujer luchadora que desde los años cincuenta tenía su despensa en barrio General Bustos.

Doña Chola, como la conocieron todos, se llamaba María Isolina Heredia de Quinteros. Nació el 10 de agosto de 1930 (hoy hubiera cumplido 90 años) y llegó a Alta Gracia desde el paraje El Estanque, ubicado en el norte profundo de la provincia.

Arribó a nuestra ciudad sus 18 años, cuando se casó con Pablo, el amor de su vida. A poco de llegar compraron la casa, cerquita del arroyo, en barrio Sur, a la vuelta de la Bateíta. Allí vivieron e instalaron su primer negocio. Pocos años más tarde, decidieron mudarse a barrio General Bustos, una incipiente zona de nuestra ciudad creada al compás del ferrocarril y las canteras del Cerro.

«La zona era todo monte, con muy pocas casas; los pocos clientes que había eran los obreros del ferrocarril que trabajaban en el Cerro y empleados municipales”, recuerdó alguna vez Doña Chola en nota realizada por COSAS NUESTRAS. Años en que el mejor reloj que había en la zona era la sirena de las canteras del ferrocarril: “sonaba la primera a las 5:25 de la mañana, y la segunda a las 5 y media, avisando a todos los obreros que iba a pasar la zorra levantándolos para llevarlos al Cerro”, rememoró.

Doña Chola tuvo cuatro hijos: Pablo (Paulino)JuanNorma y Roberto. Ellos la acompañaron cada día hasta ayer mismo cuando falleció.

Ayer 9 de agosto, vencida ya por sus años y rodeada del amor de su familia, decidió salir en búsqueda de Pablo, quien seguramente la estaba esperando en el cielo.

Desde quienes hacemos AGNoticias y Cosas Nuestras, hacemos llegar nuestro más sincero pésame a toda la familia de Doña Chola.

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.