fbpx
AG Noticias
Crónicas al Voleo

El fútbol por afuera de la FIFA

El fútbol por afuera de la FIFA

Por Germán Tinti, para Crónicas al Voleo

Esta semana cuatro futbolistas formados en clubes de nuestra provincia firmaron contrato profesional con el hasta ahora ignoto Club Atlético Capitalino, que participará en la primera edición de la flamante Liga del Balompié Mexicano (LBM).

Valeriano Uriarte (25 años, formado en Instituto), Tomás Cobián (22 años, ex Talleres), Pablo Espíndola (29, ex Atenas de Río Cuarto) y Claudio Martínez (29, ex Junios) suscribieron, según lo informado por el periodista Hernán Laurino de Mundo D, sus respectivos vínculos con el club asentado en la capital mexicana, fundado hace apenas tres meses y que forma parte de una liga paralela a la Federación Mexicana y –por ende– no puede integrar la FIFA.

El fútbol por afuera de la FIFA

La nueva entidad, denominada Asociación Nacional de Balompié Mexicano (ANBM) es un organismo autónomo, fundado el 29 de enero último y cuyo torneo de primera división (la ya mencionada LBM) comenzó su primera edición el pasado jueves y cuenta con la participación de un total de 17 equipos. En la presentación del campeonato, Javier Levy, vocero oficial de la ANBM, sentenció que sus intenciones no son las de competir con la Liga MX, pero que sí le abre las puertas a todos aquellos que no tengan un lugar en los 18 equipos del torneo, o bien, del Ascenso.

«No hemos tenido contacto con nadie (de la FMF), todo está tranquilo y nosotros no queremos competir con ellos. Es muy riesgoso decir eso de que vamos a competir porque no lo estamos haciendo –explicó el organizador de la Liga del Balompié, Víctor Montiel, al periódico mexicano Mediotiempo– nosotros no estamos quitando plazas ni quitando jugadores, nosotros estamos trabajando en los jugadores que están sin trabajo y que puedan regresar al futbol». No obstante, los Chapulineros de Oaxaca, que hasta el año pasado participaban en la segunda división de la FMF, ya se cambiaron de vereda.

La FIFA de los excluidos

Se sabe que la Federación Internacional de Fútbol Asociación (o sea, la FIFA) solamente acepta una federación por país y tendría que ocurrir una hecatombe aún mayor que el Fifagate (lo que no es poco) para que alguna vez acceda a reemplazar a alguno de sus miembros. Por este motivo, la ANBM, aún antes de siquiera disputar un partido oficial, se afilió a la Confederación de Asociaciones Independientes de Fútbol (ConIFA por su denominación en inglés), una institución internacional de fútbol fundada en 2013, presidida por el empresario sueco Per-Anders Blind y que tiene su sede en la pequeña y apacible ciudad de Luleå, al norte de Suecia.

Per-Anders Blind, Presidente de ConiFA

ConiFA está integrada por asociaciones representan a una nación, dependencia, estado no reconocido, minoría, región o micronación no afiliada por cualquier motivo a la FIFA ni a sus confederaciones integrantes. En la actualidad cuenta con 61 afiliados de Europa (31), Asia (12), África (8), Norteamérica (4), Sudamérica (2) y Oceanía (4).

Dale campeón

Recorrer la nómina de adherentes a la ConiFA nos permitirá asomarnos a fascinantes y conmovedoras historias de naciones sin territorio; comunidades en el exilio y etnias en busca de reconocimiento o visibilidad. Por caso, el penúltimo campeón del mundial de ConiFA, el segundo organizado por la entidad, que se disputó en 2016. Se trata de Abjasia, una república independiente de facto proclamada en 1992,  a la que la mayoría de la comunidad internacional la consideran una república autónoma perteneciente a Georgia; esto mientras que Rusia, Nicaragua, Venezuela, Nauru y Siria la consideran un Estado independiente.

Seleccionado de Abjasia

Por América del Sur solamente hay dos representantes: Mapuches y Rapanui. La comunidad mapuche, cuyo nombre figura en la prensa demasiado seguido en los últimos tiempos, originalmente habitaban la región de Arauco, al sur de Chile y posteriormente se expandieron allende la Cordillera de los Andes. Por su parte, Rapanui es la etnia originaria de la Isla de Pascua. La denominación alcanza también al pueblo aborigen, a su idioma y a la isla que habitan.

El equipo de Freddie

En el listado de Asia se puede encontrar a Coreanos en Japón; el equipo representativo de la población coreana (tanto del norte como del sur); que reside en Japón pero que utiliza pasaporte de su país de origen. También integra el bloque asiático Rohinyá. Se trata de un grupo étnico musulmán de Myanmar (Birmania) que desde 2017 fue objeto, según la ONU, de una limpieza étnica por parte de las autoridades birmanas. Esto provocó alrededor de 725.000 desplazados (la mayoría de ellos migraron a Bangladesh) y unos 25.000 muertos.

Entre los representantes africanos encontramos a Zanzíbar, una región insular semiautónoma de Tanzania que comprende un par de islas alejadas de la costa oriental del continente, lugar de nacimiento de un tal Farrokh Bulsara, conocido universalmente como Freddie Mercury.

Selección de Zanbízar, los muchachos de la tierra de Fredie Mercury
Los mundiales de ConiFA

ConiFA organizó hasta la fecha tres mundiales y debió suspender uno. El primero fue Laponia 2014 (no, no fue en una fábrica de helados sino en la helada región septentrional de la península escandinava). Fueron invitados 12 equipos. Todos los partidos se jugaron en el Jämtkraft Arena de la ciudad sueca de Östersund. El campeón fue Niza (sur de Francia) que le ganó la final a Ellan Vannin (Isla de Mann, Gran Bretaña) en definición por penales. El seleccionado del Pueblo Arameo fue tercero y cuarto salió Osetia del Sur (Estado con reconocimiento limitado de Transcaucasia).

La segunda edición, en 2016, tuvo como sede a Abjasia y los partidos se jugaron en las ciudades de Sujumi y Gabra. Los 12 participantes esta vez se decidieron por un sistema de calificación. Como se mencionó anteriormente el campeón fue el anfitrión que en la final superó por penales a Panjab (equipo de la comunidad proveniente del Punyab, región geopolítica, cultural e histórica que comprende áreas del este de Pakistán y el norte de la India) residente en Reino Unido. Tercero se ubicó Chipre del Norte (que ha sido noticia en los últimos tiempos por ser motivo de tensiones entre Grecia y Turquía). Superó a Padania (norte separatista de Italia donde está Melara, el pueblo de mis abuelos paternos).

El último

Si bien fue organizada por la Asociación de Fútbol de Barawe (ciudad costera del sur de Somalía) en 2018, la hasta ahora última copa mundial de ConiFA se disputó íntegramente en estadios de los suburbios de Londres y contó con 16 participantes. El campeón fue el representativo de Rutenia Subcarpática, integrado por la minoría húngara en esa región de Ucrania; el segundo fue Chipre del Norte, tercero Padania y cuarto el seleccionado del País Sículo (región del este de Transilvania. No pudimos corroborar si jugaron sus partidos en horario nocturno, pero deberían haberlo hecho).

Rutenia Subcarpática, un Campeón con mascota y todo

La cuarta edición estaba programada para mayo de este desangelado 2020 en Macedonia del Norte, para disgusto de los neonazis griegos; pero la omnipresente pandemia obligó a suspenderlo. «La salud y bienestar de todos los miembros de CONIFA, equipos, voluntarios y aficionados, es nuestra principal prioridad» dijo al anunciar la suspensión el presidente de la entidad, Per-Anders Blinds. «También había un fuerte deseo de evitar añadir presión extra a los servicios públicos de Macedonia del Norte». Además, Blind, explicó que, debido a las restricciones de viaje los equipos no tenían ninguna certeza para llegar al torneo en tiempo y forma.

De momento no hay nueva fecha para el torneo. Mientras tanto el fútbol alternativo, el que reconoce y da visibilidad a minorías muchas veces perseguidas; a etnias que quieren escapar del olvido, regiones que buscan independencia, migrantes que se unen en el exilio… sigue creciendo en silencio, pero llamando la atención cada día más.

Advertisement

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.