fbpx
AG Noticias
¿Y ahora qué?

Me llegó una multa… ¿Y ahora qué?

Me llegó una multa… ¿Y ahora qué?
Por Elizabeth “Loli” Guibaudo

Podemos empezar tranquilos, sin ningún temor a equivocarnos, afirmando que las multas son siempre un dolor de cabeza. Así que luego del analgésico de rigor, vamos a desandar juntos el camino de lo que podemos hacer cuando nos toca transitarlas.

Es importante que tengamos en cuenta, que más allá de las infracciones de tránsito a las que se refieran, no todas las actas que se labran por ellas son iguales. Así, nos encontramos con fotomultas, multas labradas con el infractor presente, con el infractor ausente, multas notificadas y otras de las que nos enteramos recién al intentar sacar el carnet o transferir el vehículo. Es decir que el universo “multas” es bastante amplio. El tema es que todas ellas comparten algunas cuestiones en común y a ellas nos referiremos en la columna de hoy.

Las multas son en general, la sanción que nos impone la autoridad competente por la violación de una norma vigente –en este caso de tránsito- y que se materializa mediante un acta que labra un inspector vial designado para ello. Como todo instrumento de carácter público el acta en el que se plasma la multa tiene algunos requisitos básicos que deben ser cumplidos.

Al recibir una multa por correo, o personalmente o encontrarla pegada en el vidrio del auto si es por estacionamiento o bien enterarnos de su existencia en un Registro o en una oficina donde entregan el carnet de conducir, tenemos al alcance de la mano, como ciudadanos, una herramienta muy importante que podemos y debemos utilizar, siempre que consideremos que la sanción no es correcta. (uno sabe cuándo mete la pata y por esas no vamos a patalear no?) Esa herramienta se llama DESCARGO.

 El descargo es la posibilidad que nos da el estado que nos ha sancionado, de explicar los motivos por los que la sanción no debe ser aplicada. Aunque parezca muy complicado, aquí te daremos tips básicos para hacer ese descargo de manera muy sencilla y sin moverte de tu casa.

A tener muy en cuenta:

Para la validez formal del acta se necesita que la misma tenga: 1) Fecha. 2) Lugar. 3) Hora. 4) Identificación del vehículo. 5) Identificación de los presentes en el acto. 6) Descripción precisa de la infracción. 7) Descripción de las normas vulneradas y 8) Identificación del sistema de comprobación de la infracción.

Si alguna de esas cuestiones no está en el acta o si está puesta erróneamente, el descargo tratará de explicar que es lo que falta y su razón será el pedido de nulidad del acta por defectos formales.

Si por el contrario, están todas las cuestiones cumplidas pero lo que no ha sucedido es la comisión de la infracción, la razón del descargo será la inexistencia del hecho que provoca la sanción.

Como ven, hacer un descargo no es ni más ni menos que explicar de manera clara y sencilla el motivo por el cual entendemos que la multa ha sido erróneamente impuesta y el pedido de que se anule la misma. No hace falta ningún término complicado ni jurídico, por lo que está al alcance de cualquier ciudadano hacerlo, es sólo cuestión de sentarse y escribir.

Es muy importante tener en cuenta dos cosas:

¿Cuándo hacerlo? El plazo para formular el descargo es generalmente de 10 días contados desde la fecha en que se labra el acta o en el que se conoce su existencia (está en la misma multa, leé siempre la letra chiquitita)

¿Dónde hacerlo? El lugar en el que se hacen los descargos tiene que ver con el organismo competente (Tribunal de Faltas) del ámbito o jurisdicción en el que se colocó la multa. Si la hicieron por ejemplo en Córdoba Capital, corresponden los Tribunales de Faltas Administrativos que están en calle Nicolás Avellaneda 439 de la ciudad capital. Pero quedate tranquilo que en el acta de la multa también está dicho el Tribunal en el que debés hacer el descargo.

Casi todos los descargos pueden hacerse on line con la app de Ciudadano Digital de la Provincia de Córdoba; o bien se pueden remitir por Correo al Tribunal de Faltas que corresponda. Sólo tener en cuenta que si lo mandan por correo, es mejor hacerlo mediante carta certificada con aviso de recibo. Esto, para que les quede constancia del ingreso del trámite.

Las herramientas para solucionar problemas las tenemos muy a mano, ¡desde aquí te animo a usarlas!

Esperamos todas las sugerencias y temas de interés sobre los caminitos administrativos que tenemos al alcance de la mano los ciudadanos comunes. Así, daremos herramientas para solucionar algunos problemas cotidianos.

Advertisement
Advertisement

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.