AG Noticias
Internacionales

Estados Unidos toma medidas a cuentagotas, Reino Unido obligado a cambiar y México ignora la pandemia

Los Estados Unidos demoraron en tomar medidas de aislamiento duras. El presidente, Donald Trump, siguió el camino de la espera para reaccionar con la pandemia desatada, como Italia y España.

«No podemos permitir que el remedio sea peor que el problema en sí mismo”, plantea por Twitter Donald Trump. Ahora, los datos muestran que Estados Unidos es el tercer país del mundo con casos infectados. Son 46.450 contagios y 593 muertos.

Según informó la BBC Mundo, la ciudad de Nueva York es el epicentro del coronavirus dentro de ese país: con 5.700 casos, representa el 60% de todo ese estado y el 12% del país.El 54% de los enfermos tienen entre 18 y 49 años.

El gobernador del Estado, Andrew Cuomo dice que si no se toman medidas de aislamiento severo, entre el 40 y el 80% de la población de todo el Estado de Nueva York puede contagiarse.

Frente a las evidencias, al presidente norteamericano no le quedó otra alternativa que tomar decisiones duras: «Anoche aprobé una declaración de desastre mayor para el estado de Nueva York. Trabajé muy de cerca con el Gobernador Andrew Cuomo para declarar una zona de desastre mayor en respuesta a una crisis de salud pública, nunca antes había sucedido”, dijo Trump en conferencia de prensa. “Abril y mayo van a ser mucho peores”, advierte Bill de Blasio, alcalde de Nueva York.

Pese a que los casos en EE.UU. se duplicaron desde el viernes, Donald Trump, tiene otro enfoque global sobre el COVID-19, y cómo actuar frente a él. “Nuestro país no se construyó para estar cerrado. Estados Unidos volverá a estar pronto abierto para los negocios”, dijo Trump. “Esto era un problema médico, no vamos a permitir que se convierta en un problema financiero”.

Reino Unido

Boris Johnson, que al igual que Trump se negaba a tomar medidas, se vio obligado a cambiar de estrategia. El primer ministro Británico ordenó una cuarentena por tres semanas para todo el país. Lo resumió diciendo que “la orden es sencilla: quedarse en casa”.

Sin embargo, tuvo que dejar de lado su riesgosa idea de un “contagio masivo controlado”. Es decir, llegar a un 60% de contagios en el país para frenar posteriores casos logrando una “inmunidad colectiva” informó el periódico The Herald.

Pero los especialistas de la salud le advirtieron. Ese método llevaría al colapso seguro a los recursos de atención médica, especialmente las Unidades de Terapia Intensiva (UTI) y podría provocar 500.000 muertes en el Reino Unido.

A partir de ahora, Los británicos «solo estarán autorizados a abandonar sus casas para hacer las compras o ir al trabajo si es absolutamente necesario», precisó Boris Johnson, culminando su giro de 180 grados sobre el coronavirus.

AMLO, el presidente contra la corriente

Andrés Manuel López Obrador, el presidente mexicano, lanzó un mensaje más que provocador y sobre todo, carente de cualquier fundamento científico. En un video rápidamente viralizado le dijo a todo el país.

Los mexicanos, por nuestras culturas, somos muy resistentes a todas las calamidades. Siempre hemos salido adelante. Nuestro pueblo es poseedor, heredero de culturas milenarias, de grandes civilizaciones, y en eso estriba nuestra fortaleza”.

Por lo tanto, AMLO llegó a una sorprendente conclusión: «Yo les voy a decir cuándo no salgan. No hacemos nada bueno, no ayudamos si nos paralizamos sin ton ni son, de manera exagerada.”