AG Noticias
¿Vos cómo lo ves?

¿Vos cómo lo ves? Hoy: ¿Cómo nos estamos comunicando?

¿Vos cómo lo ves? Hoy: ¿Cómo nos estamos comunicando?
Lic. Patricia Orofino (*) Psicopedagoga Psicoterapeuta Familiar Mat. 5108-76

Con esto en mente, quise compartir con ustedes algunos conceptos aprendidos acerca de lo que significa comunicarnos. Tal vez con la idea de hacer más clara y amable el momento de hablarnos y escucharnos cara a cara con más frecuencia.

Siento que no hay como las palabras dichas con una entonación especial, íntima, que suena como una caricia al decir, por ejemplo, «te extraño…» o «te amo…». ¡No me resulta lo mismo, si lo digo con un emoticón y varios stickers en un wasapp!

Incluso con este tipo de mensajes hay palabras que ya no usamos y me da temor, que quizás en el futuro se nos haga difícil recordarlas y que ellas se nos estén escapando…

Este pensamiento es sin desmerecer lo útil que nos resulta la herramienta que todos usamos.

Ahora bien…

¿Qué es la Comunicación?

Dice Paul Watzlawick: “La Comunicación es una condición sine qua non de la vida humana y el orden social”

Por lo tanto, toda conducta ya es una Comunicación, ya sea verbal, tonal, postural, gestual, etc…

Es imposible no comunicarse y por mucho que uno intente no puede dejar de hacerlo; incluso el silencio es un mensaje.

Estoy esperando que llegue mi amiga; cuando la veo acercarse, la expresión de mi cara le está comunicando que estoy contenta de verla. Y éste hecho influye en ella, porque responde al mensaje adoptando mi misma expresión. Por lo tanto, también se está comunicando.

Subo al avión, me siento tranquila y al lado se sienta una mujer que se muestra deseosa de conversar… cierro los ojos y con este gesto, le estoy diciendo que no deseo hablar con nadie; ella “capta el mensaje” y me deja tranquila.

A continuación les acerco unas pautas que pueden ayudar a que la comunicación sea más clara y amable:

Escucha Activa

Cuando escuchamos activamente estamos mostrando el valor que le damos a la personas.

El hecho de ser escuchados, de poder expresar nuestros sentimientos, produce un efecto de catarsis que es sanador.

Un antiguo faraón decía: “aquellos que tienen que escuchar las quejas y gritos de su pueblo deben armarse de paciencia; porque el pueblo quiere que se le preste atención a lo que dicen más que resolver aquello por lo que vienen”

Dentro del círculo de la Comunicación existe un porcentaje muy interesante:

Lenguaje corporal  55% (posturas, gestos, expresiones); Tono de voz 38%; Palabras 7%

Escuchar entonces, es dedicar toda nuestra atención a la persona que está hablando y entender sus emociones y el contenido de lo que dice. Muchas veces decimos una cosa y pensamos otra.

Una amiga me está contando que “no aguanta más a su pareja»; pero la expresión de su mirada y un significativo gesto me están demostrando que hay algo que no encaja con su aseveración.

En este caso es importante asegurarnos que entendimos correctamente. Una forma, es repetir parafraseando lo que ella dijo para ver si es correcto y así le estamos diciendo que la entendimos. De esta manera se tiene la posibilidad de poder aconsejarla.

Hay una forma de comunicarse que tienen los militares que es muy clara.

“Soldado cierre el portón 3”… ”Sí, mi sargento, voy a cerrar el portón 3”

Parece un diálogo tonto por lo obvio, pero es el resultado de décadas de malos entendidos en la guerra.

Alguna vez he escuchado decir a un gerente: “Esto no es lo que pedí». Cuando esto sucede el error es el del gerente porque tiene la responsabilidad de asegurarse que su mensaje se transmitió y se entendió.

Puede darse el caso también que el gerente diga: “Juan, repetí lo que acabo de decir para estar seguro que no cometerás un error como siempre”. Además de  ser un comentario descalificante, ¡lo más seguro es que Juan cometa un error!

La forma correcta sería: “Podrías decirme qué harías para estar seguro que lo expliqué claramente?” Y así se elimina la presión sobre el empleado.

¿Por qué?  vs ¿Cómo? ¿Qué?

Si  la pregunta que realizo empieza con ¿por qué? Frecuentemente oculta una crítica…

¿Por qué usas esas botas?  Esto nos hace poner a la defensiva explicando; justificando el simple hecho de usar botas. Nos lleva a una interminable cadena de preguntas inútiles y respuestas infructuosas.

Si pregunto: ¿Por qué te sentís mal? Parece una demanda de explicación.

En cambio si pregunto: ¿Cómo te sentís?; ¿Qué sentís?, son pedidos de información sobre el hecho y nos brindan  una comprensión más profunda.

«Pero» vs «Y«

Si digo : “Me gusta que seas amable… pero no me gusta que te rías tan fuerte”.

El “Me gusta” queda desvirtuado por las palabras que le siguen. Así, una frase que contiene el «Pero» puede ser auto negadora y pierde todo sentido; y además no expresa nada.

Si decimos la misma frase reemplazando “pero” por “y», entonces puedo expresar dos ideas que son ciertas.

Me gusta que seas amable y no me gusta que te rías tan fuerte. 

Cuando se discute

En una discusión, la forma de ganar es evitar la necesidad de imponer nuestro punto de vista.

Algunas victorias son vacías; en especial, cuando ganar se hace para que otro pierda.

Admitir el propio error, es signo de flexibilidad. Si se responde emocionalmente en la discusión… ventaja al otro! Hay que resistir la provocación.

Ser Asertivo

Es poder autoafirmar las propias opiniones sin dejarse manipular, ni manipular al otro.

Es poder decir “No” sin ofender: “No quiero salir, prefiero quedarme” “Estoy cansada y tuve un día difícil”

Evitar ser indecisos: “Creo que sería buena idea, que cuando tengas tiempo, si podés…”

Lo que dicen las palabras no dura. Duran las palabras.

Porque las palabras son siempre las mismas y lo que dicen no es nunca lo mismo

                                                                                                               Antonio Porchia