fbpx
AG Noticias
Policiales

Sigue prófugo el «Pity» Álvarez

El cantante de Viejas Locas es intensamente buscado por la Policía luego de que un testigo de identidad reservada lo denunciara por ser el presunto asesino de otro hombre.

Según relató el testigo, «Pity» y el otro hombre identificado como Cristian, habían tenido una fuerte discusión por lo que el hombre le pegó un cabezazo al cantante y este le respondió con cuatro disparos de un arma.

El hecho ocurrió en el barrio Cardenal Antonio Samoré de la localidad bonaerense de Lugano, entre la torre 11 y 12 donde vive el músico. Álvarez habría huido inmediatamente del lugar descartando el arma que encontraron los efectivos policiales.

Aparentemente, luego de haber asesinado al hombre, Álvarez salió corriendo hacia la colectora Dellepiane y la avenida Escalada. Al rastrillar el lugar, un oficial encontró dentro de una alcantarilla una pistola calibre 7.65 con varias vainas servidas.

Presunta arma del Pity Alvarez
El arma calibre 7.65 se encontró en una alcantarilla

 

En el caso, interviene Homicidios e investigaciones de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires y personal de Criminalística.

La víctima fatal

Se trata de Cristian Diaz de 36 años quien vivía en en provincia de Buenos Aires pero, según su ex esposa -Gisela-, iba recurrentemente al complejo de Lugano donde reside el músico, porque allí vive ella con la hija de 16 años que ambos tienen en común.

«Llegué y lo vi ahí tirado», dijo Gisela en declaraciones a la prensa. «Mi hija no vio nada porque estaba durmiendo. Solo me dijo ‘me mataron a mi papá'»sostuvo la mujer que aclaró que su ex marido no era amigo del cantante, sino que sólo se conocían del barrio y que no es cierto que tuvieran un problema de plata o que Cristian vendiera droga. «Cuando viene al barrio viene a ver a la hija y se va a la casa. Esta vez se quedó con sus amigos».

 

Fuente: Infobae

Advertisement

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.