fbpx
AG Noticias
Cosas Nuestras

Recordando al Maestro Rodolfo Bútori

Recordando al Maestro Rodolfo Bútori

Del archivo de Cosas Nuestras, traemos este homenaje a un grande en serio del deporte como fue Rodolfo Bútori . Hacerlo, es nombrar a un verdadero prócer que nos dejó hace medio siglo, y cuyo legado sigue vigente

Rodolfo Bútori. Este es un trabajo dedicado íntegramente a rescatar la figura de uno de los hombres que más le han aportado al deporte de Alta Gracia, haciendo a nuestra ciudad y a nuestros deportistas, conocidos en el país y en el mundo.

Lo que hoy conocemos como un slogan se lo debemos, entre otros, a Rodolfo Bútori. Aquello de “Córdoba, Cuna de Campeones”, nacido en los albores de los años 30 se debió a las enormes actuaciones a nivel internacional de atletas como Bútori, Carlos Bianchi Lutti, Fernando Ciccarelli, Luis Oliva, Leopoldo Ledesma y varios más que brillaban por aquellos tiempos

Rodolfo Bútori fue un deportista completo. Desde el boxeo que abrazó en su adolescencia (hasta que la madre se lo prohibió), pasando por el básquetbol y el atletismo. El lanzamiento de bala fue la disciplina donde brilló como nadie en el país, y el fútbol y el básquetbol lo vieron durante muchos años como entrenador de distintos equipos.

Un deportista cabal

Bútori sentía el deporte como una forma de vida, como camino para realzar valores y como formador de hombres íntegros. Así, abrazó el deporte desde su infancia hasta el último día de su vida.

Fue un gigante de 1,88 y espaldas anchas, que siempre hizo sentir su presencia física. Lo suyo por excelencia fue el lanzamiento de bala. Y en eso era el mejor de todos, convirtiéndose en el primer atleta sudamericano en superar la marca de los 14 metros. Claro está, que un deportista del interior del interior sea mejor que los porteños no caía bien en Buenos Aires.

Por eso, exprofeso se lo dejó afuera de los Sudamericanos de Lima en 1939. Con mucha bronca, escribió una carta a Buenos Aires informando que el 18 de mayo, el mismo día en que iniciaba el Sudamericano en Lima, intentaría batir su propio récord. Así lo relataron las crónicas de la época:

“Fue en el entretiempo del partido entre Talleres y Universitario en que el maestro Bútori entró a la cancha con un paquete envuelto en papel de diario, lo dejó a un costado, por los parlantes se anunció que iba a intentar superar su marca de 14,70 m. La prueba la fiscalizaba la Federación Cordobesa de Atletismo. Luego de dos intentos fallidos, en el tercero arrojó la bala con todas sus fuerzas. Después de la medición, el locutor anunció a viva voz que Rodolfo Bútori había batido su propio récord: ¡14,90 m!.
Bútori corrió hacia el paquete misterioso, lo abrió y desplegó una bandera argentina que comenzó a agitar con fuerza. Envuelto en los colores patrios y con el público ovacionándolo de pie, el maestro le había ganado a la injusticia”.


Al día siguiente se enteraron de que, en Perú, el mejor argentino había clasificado cuarto y ni siquiera había superado los 14 metros.

La anécdota, que lejos está de ser la única en la vida deportiva del Maestro Bútori, lo pintó de cuerpo entero. Deportista cabal, completo y sosteniendo siempre valores tales como la justicia, la caballerosidad y la lealtad como pilares de su vida

Pero Rodolfo Bútori no fue solo un atleta de los mejores. Fue un hacedor de deportistas, un formador de hombres de bien, un enorme dique de contención de miles de niños durante más de tres décadas al servicio de su gente.

En el centro de la foto, el Maestro. A su lado, grandes atletas que dio Alta Gracia bajo el ala de Bútori: Mario Serradel, Juan Carlos Viel, Domingo Aguirre y Victoriano Godoy. Junto a ellos, Jorge Dardo “Lalo” Bútori, su hijo. Fue durante su participación en el Campeonato Provincial de Atletismo.

Deportista, entrenador, preparador físico, docente, funcionario, organizador deportivo, delegado, Bútori tuvo, tiene y tendrá un lugar único en el deporte de Alta Gracia.

Es más no podrá concebirse hablar de historia del deporte local si no se menciona al Maestro Bútori. En él convergen cientos de historias. De deportistas que llegaron a lo más alto, y de hombres que se abrieron camino en la vida, siempre gracias a su acción docente adentro y afuera de las canchas.

Gran Maestro, grandes deportistas

Al momento de cubrir los distintos aspectos de la vida y la carrera profesional de Rodolfo Bútori, nos queda chica esta nota. Es que fueron muchas las anécdotas, infinitos los hitos donde descansa su historia.

Hemos hablado ya de Bútori como deportista, atleta, lanzador de bala, representante sudamericano.

Ahora, buscaremos a través de las fotos, de graficar su carrera como hacedor de deportistas. Un hombre que predicó siempre con el ejemplo y que, a través de ello, marcó el camino de muchos a lo largo de varias décadas.

Foto histórica del 12 de octubre de 1944. Ese día Talleres le ganó a Boca por ¡7 a 3! en la Boutique. Bútori, que fue el técnico albiazul, levanta en su humanidad a los goleadores de aquella tarde. Entre ellos, el altagraciense Gustavo Albella, que había marcado 3 tantos. La foto es una tarjeta que el propio Bútori les obsequió a los hinchas y socios de Talleres, poco tiempo después.

De la mano de Rodolfo Bútori, muchos jóvenes de nuestra ciudad pudieron llegar a donde no habían soñado. Fueron deportistas completos, campeones en muchos casos, y todos ellos, hombres de bien. Junto a Bútori conocieron la provincia y el país, compitiendo en las más importantes pruebas de aquellas épocas.

Los equipos del Maestro Bútori

Rodolfo Bútori, durante muchas temporadas, fue técnico y entrenador de distintos equipos de fútbol y de básquetbol.

En nuestra ciudad dirigió a Sportivo Alta Gracia durante varios años en sus incursiones en los torneos de la Liga Cordobesa de Fútbol.

Enorme formación de Sportivo Alta Gracia, con Bútori de entrenador. Año 1948

En Córdoba, fue técnico y entrenador de Belgrano durante seis temporadas, entre 1936 y 1941; fue el primer gran referente que tuvo el club de Alberdi en cuanto a conducción técnica. Con los celestes obtuvo 3 títulos.

Formación de Belgrano, Campeón del Oficial de Liga Cordobesa en 1940, de la mano de Bútori. Parados: Sosa, Narvaja, Jorge Viller, Hayipantelli  Reyes Silva y Gorosito. Abajo: Lorente, Coria, Dionisio Guzmán, Soto y Videla.

Pero también hizo lo propio en Talleres. Con el albiazul se calzó el buzo de entrenador infinidad de veces en los períodos 1942 a 1946, 1951/52, 1955, 1958/59, 1962/63 y 1965, logrando también varios certámenes de Liga Cordobesa.

El 12 de octubre de 1994, el Talleres de Bútori paseaba 7 a 3 a Boca en un amistoso, y así lo reflejaba la prensa.

Epocas donde un mismo entrenador podía trabajar en dos clubes, Bútori dirigía a los grandes de Primera y a la vez lo hacía con equipos de la Segunda Ascenso. Así, dirigió a Instituto, Racing, General Paz Juniors y Universitario (además de Sportivo, claro).

En Juniors, precisamente, le tocó dirigir en varias oportunidades. Una fue en 1947 cuando estuvo al frente de un enorme equipo que salió subcampeón. Jugaban entre otros, Torres, Molinolo, Juan Carlos Heredia, Alfredo Guerini y Carlos Lacasia.

Más tarde, el éxodo de grandes figfuras hizo que el equipo se resintiera y descendiera. En 1952 volvieron a convocarlo y logró ascender de manera espectacular con jugadores como el «Tata» Sánchez, Panciera, Barberis y Fonseca, pero que además integraban Toledo, Pascal, Nai, Amaya, Antonio Fonseca, Carrara, Montoya, Pesarini, Cortez, Cuellos, Castro y Montenegro.

Como entrenador de equipos, el Maestro Bútori también estuvo al frente de escuadras de básquetbol de nuestra ciudad, en épocas que el baloncesto local comenzaba a ser potencia en la provincia. Así, trabajó en Sporting, en Vélez Sarsfield y en Sportivo, entre otros clubes.ç

Saldos y recortes

Lejos estamos de agotar el tema Rodolfo Bútori en este artículo. Queda mucho por decir, mucho por contar, mucho por reflejar. Fue Bútori una persona íntegra, derecha, altamente reconocida. Alguien que quedó grabado no solo en la historia deportiva de Alta Gracia, sino en la historia misma de la ciudad.

Y eso que solo hemos hablado de su faceta deportiva. De su vida privada, de su familia y de su enorme acción como educador con todas las letras, ya habrá tiempo para seguir contando...

Afiche de un festival de Box a realizarse en nuestra ciudad, donde figura el Maestro Bútori como árbitro de las peleas más importantes. Fue, sin dudas, un fuera de serie.
Advertisement

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.