fbpx
AG Noticias
Cultura

Más de medio siglo de rugby en Alta Gracia

El rugby está presente en nuestra ciudad desde 1965. Un pasado en blanco y negro y un presente a todo color.

Del archivo de COSAS NUESTRAS repasamos la historia del rugby en nuestra ciudad. Desde sus orígenes estudiantiles al presente en la Unión Cordobesa.

La historia del rugby en Alta Gracia no es tal vez tan añeja como la del básquet, y mucho menos que la del fútbol. Pero es rica en nombres, logros y objetivos. Y como toda historia, tiene un comienzo. Nos lo cuenta uno de los pioneros en esto de correr con la ovalada, Diego Bolzoni.

“En el año 1952, en el Colegio Nacional se sembró la semillita. Había Educación Física una vez por semana, que hacíamos en el Club Vélez (ex Bingo, donde funcionan oficinas municipales), o en la cancha de Sportivo, donde hacíamos fútbol con el Maestro Bútori. Resulta a Bútori, el único deporte que no le gustaba era el rugby. Pero ocurrió algo: se fue a dirigir un equipo en Bolivia, y contrataron a otro profesor, y con él hicimos todos los deportes, incluido el rugby. Hacíamos partiditos después de clase. Yo tenía 14 años y me sentía bien jugando al rugby. Ahí nació el gustito por este deporte”.

Y esos primeros escarceos germinaron unos pocos años más tarde, cuando algunos de aquellos muchachos entre los que estaban el propio Bolzoni, Mc Callan, Piérola, Martínez entre otros, volvieron a verse en una cancha para iniciar más formalmente la actividad.

“Conseguimos, en el campo de Barraza, un terreno y ahí empezamos a jugar en una cancha improvisada. No teníamos arcos, entonces una noche y de una obra en construcción “sacamos” unos palos y entre varios lo llevamos a pulso, los dejamos escondidos y armamos los arcos varios días después”, recuerda Bolzoni.

Año 1965 primera formación de un equipo de rugby en Alta Gracia, listo para jugar su debut.

Mc Callan trabajaba en Kaiser y consiguió armar un partido, con empleados de la fábrica. Eran casi todos jefes y les tuvieron que “prestar” jugadores los muchachos de acá no llegaban a los 15. Puede decirse que ese fue el primer partido de rugby que se jugó en Alta Gracia.

Empieza a organizarse

A finales de los años sesenta, llegan a Alta Gracia dos personas fundamentales en esta historia: Carlos “Chupete” Sánchez y Canel Cánepa. Ellos encauzan esas ganas iniciales y forman el primer equipo. Lucía por aquel entonces indumentaria blanca que pronto cambiaría por el naranja y negro que Cánepa atesoraba de su paso por Olivos en Buenos Aires. Seguía siendo un rugby más amistoso que federado, pero con identidad de equipo.

En 1970, la actividad se mudó al Aero Club, donde estuvo hasta 2008. Este equipo sólo jugó sevens oficiales y algún otro tipo de partido, pero no federado.

Luego de este primer capítulo, pasan unos 9 o 10 años sin rugby. En 1979, comienza a formarse un nuevo grupo, con Chupete Sánchez a la cabeza, donde jugaban entre otros su hijo Pablo,”Tufí” Ramos y Daniel Barberis. Esta  nueva etapa durará no más de dos años y algunos de los jugadores terminaron emigrando a clubes de Córdoba. Se inicia un nuevo lapso sin rugby, que llegará hasta 1987.

Renace el rugby

En el 87 se juega el primer Mundial de Rugby, que le dio un impulso renovado al rugby en todo el país, y Alta Gracia no fue la excepción. Ya a fines de 1986, el matrimonio Preti había llegado a vivir a Alta Gracia y su hijo Mariano, jugaba en el ACV y tenía el bichito del rugby. También jugaba en Córdoba Lucas Cánepa (hijo de Canel) y ellos inculcaron el gusto por este deporte a una nueva generación de muchachos. De pronto, había chicos en Alta Gracia y en Los Aromos deseosos de formar “algo” organizado.

En el Colegio Médico, en 1987, se jugó un partido entre ambos grupos: “Allí entra en escena otro actor: Carlos Sandiano (de Universitario, jugador del seleccionado de Córdoba), que arbitra ese partido y queda ligado al rugby de acá. Era profe de la escuela de aviación y tuvo luego su período de entrenador”, recuerda Roly Saieg, que por ese entonces venía de jugar en Córdoba.

“Se termina formando un grupo, al que se incorpora “Chupete” y empieza a armarse el equipo que en 1988 jugó su primer campeonato federado, que fue el Campeonato del Interior. Se entró como Aero Club Alta Gracia, ya con los colores naranja y negro», sigue contando Roly.

“El primer partido le ganamos como local a Cosquín 43 a 0, con 500 personas en cancha. En aquel equipo jugaban Alejandro Fortuna, Talo Guzmán, Nelson Capcias, Gustavo Aime (hoy sacerdote), Javier Kaplan, Guillermo Marzonet, Aime, Gabriel Flores, Galo Cámara, Marcos Ledesma, Juan Manuel Saieg, Fernando Rigoni, Keith Bevan, Pablo Sánchez y Jimmy Tomkins entre otros”, recuerda orgulloso Roly Saieg.

Crecer, siempre crecer

Desde fines del 87 hasta la actualidad, siempre hubo rugby organizado. Siempre hubo un equipo, de primera o juvenil, participando de torneos oficiales.

En 1989 Aero Club llega a semifinales del Torneo del Interior. En 1992, se presenta con un juvenil donde estaban entre otros Andrés Zacarelli, Chelo Agazzi, y Rolo Bonamici. Un año más tarde, ellos junto a la siguiente clase, conforman la base de lo que será un enorme equipo. Se sumaron entre otros Facundo Torres, Néstor Dessi y Mariano Atencio. Ellos más otros muchachos que se suman, juegan en 1997, realizan una gran campaña y se consagran Campeones del Torneo del Interior, en calidad de invictos.

Formación del año 1992. Un muy buen equipo, con mixtura de juveniles y experimentados.

En 1998 Aero Club sale subcampeón y 1999 decide no jugar en el Campeonato del Interior y entrar en un campeonato Sub 23 con los clubes de Córdoba. “Ganamos, perdimos, pero sirvió”, recuerdan los de aquellos tiempos.

De nuevo en el Campeonato del Interior, en 2001 se hace cargo de la Primera Marcelo Miranda, que había ido a jugar a Córdoba Athletic y volvía a Alta Gracia. Nuevamente se sale Campeón. Nuevamente del Oficial. Con un equipo corto, pero muy bien trabajado. Estaba Roly Saieg, “Melena” Zacarelli, Harold Segado, Lucas Bergero… Otro título, en el Preparación, se consigue en 2003, con Mariano Preti como entrenador.

Cambio de rumbo

En 2004, Aero Club fue invitado por la Unión Cordobesa a jugar el campeonato de Pre Intermedia. “Era subir un escalón, en ese momento”, cuenta Roly Saieg. Se juega en esa categoría hasta fines del 2008.

Y aquí otro mojón fundamental en la historia: el 11 de noviembre de ese año, a las 4 de la tarde, se jugó la semifinal ante Tablada. Al medio día se había tomado posesión del predio nuevo, con la presencia del Presidente de la UCR, Marcelo Ambroggio y de Porfirio Carreras, Presidente de la UAR. Ese fue el último partido como Aero Club y ese día, 11 de noviembre de 2008 se toma como fecha de fundación del Alta Gracia Rugby.

Como una apuesta a futuro, se decidió volver al Campeonato del Interior para fomentar la formación de juveniles. Poco después la UCR crea la Segunda Ascenso, que permitía pelear una plaza por reválida para ascender a Primera.

El sueño alcanzado

Fue en la temporada 2012 cuando el sueño de muchos se cristalizó. Alta Gracia Rugby se consagró Campeón de Segunda Ascenso y se ganó el derecho a jugar reválida ante Bell Ville. El triunfo como visitante posibilitó que el equipo de nuestra ciudad lograra el paso más importante de su historia: ascender a Primera.

Con Federico Saieg como entrenador en aquel equipo estuvieron entre otros Néstor Dessi, Nahuel Peleteiro, Maxi Caminada, Andrés Zacarelli, Ariel Vizne, Nico Maffrán, Lelu Díaz, Lucas y Joaquín Valerio,

Temporada 2012. Campañón, título conseguido y ascenso alcanzado.

Dos años en Primera fueron suficientes para saber dónde se estaba parado. El tema lo explica Roly Saieg: “Se juega dos años en Primera y por falta de jugadores se decide bajar a Segunda Ascenso. Fue una decisión necesaria y beneficiosa. Jugar en Primera fue cumplir un sueño, pero además ese sueño fue motivador para que a tu Primera le dieran lo mejor y supieran qué era jugar en Córdoba. Además, te hizo entender que ese recurso que pusiste ahí, era preferible ponerlo en infantiles y en juveniles, para que la próxima vez que te toque jugar, te agarre mejor preparado”.

Hoy, el tiempo le está dando la razón a los dirigentes, y el Alta Gracia Rugby está en constante crecimiento en todas sus divisiones, mientras sigue escribiendo páginas importantes del deporte local.El logro del Campeonato en el Torneo de Ascenso en 2018, y el crecimiento cualitativo y cuantitativo de sus divisiones menores son hechos que hablan por sí solos.

Bonus track: la anécdota del «viajar como fuera»

“En el año 86 también hubo otro grupito que armó un equipo. Lo armó Ricardo Vrech, que era muy amigo de Guillermo Sánchez, que había jugado en el ACV. Sánchez tenía un transporte de colectivos y también un trencito. Armaron un equipo con los dos Molé, Ricardo Vrech. Por intermedio de Sandiano fuimos a jugar a la Escuela de Aviación. ¿En qué fuimos? En el trencito!!!! Cuando nos vieron caer en el trencito para chicos no lo podían creer. Encima a la vuelta, se nos quedó a la altura de la Conae!!!! Terminamos volviendo a dedo!!!».

Rolando Saeig

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.