fbpx
AG Noticias
Editorial

Las irresponsables fiestas de los anticuarentena

La fiesta del sábado a la noche no fue más que una muestra de falsa rebeldía y de falta de empatía hacia los demás vecinos.

Por Juan Carlos Gamero (Director Periodístico de AGNoticias)

Cuesta entender algunas cosas con esto de las fiestas clandestinas. Cuesta tomar conciencia del hecho que muchos no tomen conciencia. No es un juego de palabras ni un acertijo.

Es difícil entender que una persona que haya sido positivo de COVID19, que una vez recibida el alta médica se mostrara como donante de plasma, concurra a fiestas clandestinas junto a otras ochenta o noventa personas. Y que la gente que concurrió a dicha reunión lo haga por el solo hecho de que «estamos cansados que los bares cierren a las dos de la mañana» suena a argumento de debilidad absoluta.

Cuesta mucho más entenderlo cuando esta persona, Gabriel Pinto (de él estamos hablando), es Presidente de la Juventud Radical del Departamento Santa María; y además una persona que habría argumentado en el momento de su identificación por parte de la policia, ser políticamente cercana a la Senadora Nacional Laura Rodríguez Machado. La propia legisladora, en diálogo con AGNoticias desmintió esto y negó cualquier vínculo que Pinto pudiera tener con ella.

Se hace complicado entender actitudes como la de Pinto. Por aquello de la responsabilidad potenciada por sus funciones que les cabe a quienes son personas públicas.

No es muy sencillo, tampoco, de entender que entre los varios partes policiales emitidos esta mañana por la Departamental, increíblemente no hayan emitido ninguno haciendo mención al procedimiento llevado a cabo en calle Padre Viera al 200, donde se dio esta fiesta.

La presencia de Pinto en el lugar; el hecho que un abogado cercano a referentes del radicalismo también haya estado en la fiesta clandestina, hizo que comenzaran a correr muchos rumores. Que si en la reunión había un jefe comunal, que si estaba fulano, o se había alcanzado a escapar mengano…

En fin, todas versiones que podrían haberse evitado de existir la información oficial que nunca llegó. Una vez más la desinformación alimentó la usina de rumores y así, los nombres de los supuestos concurrentes se hizo interminable.

Lo que queda claro que hayan estado o no referentes políticos en esta fiesta clandestina de anoche, a los que allí estuvieron no les cabe otro calificativo que el de irresponsables. Solo para ser educados, claro está.

A ver si nos entendemos

Para hacer cifras redondas, en el mundo han habido, hasta ahora, un total de 23.300.000 personas contagiadas. De ellas, 806.000 han muerto. No hay país en el mundo que no haya sufrido o esté sufriendo los estragos de esta enfermedad.

En América Latina hay un total de 6.662.000 casos positivos y el maldito virus ya se cobró la vida de 257.000 seres humanos. En nuestro país, 336.802 argentinos han sufrido o sufren la enfermedad y 6.848 ya no pueden contarlo.

Como si estos datos no fueran suficientes, cabe decir que hay gente que ha perdido su trabajo por la pandemia; millones de niños no pueden tener la educación formal que necesitan, muchas industrias están al borde del colapso. Y sin embargo, millones de argentinos siguen (seguimos) haciéndole el aguante a la vida, tratando de salir de casa lo menos posible, de tomar todas las medidas de prevención. Millones sufren porque no pueden ver a sus seres queridos, recluidos en geriátricos, o viviendo a kilómetros de distancia.

¿Y vos te hacés el rebelde, organizás o vas a una fiesta porque te cerraron el bar a las dos de la mañana? ¡En serio me lo están diciendo? ¡¡Dejate de joder, haceme el favor!!!

Advertisement

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.