fbpx
AG Noticias
Actualidad Ciencia-y-Tecnología Locales

Emprendedoras con mirada ecológica

Emprendedoras con mirada ecológica

En la actualidad, más acontecimientos climáticos demuestran la necesidad de una actitud ecológica en nuestro accionar. El impacto que genera la contaminación ambiental en nuestro medio es preocupante. Las temperaturas, precipitaciones, modificaciones en los ciclos de vida de los animales, son signos y síntomas de esta falta de conciencia y acciones para salvaguardar la vida y el cambio climático.

Dos jóvenes emprendedoras de Alta Gracia se dedican a elaborar artículos que apoyan al cuidado medioambiental. Charlamos con ellas para conocer más de cerca su trabajo y cómo es el proceso de producción en cada proyecto.

Lula y Martu: emprendedoras para la naturaleza

Lula Atelier: elaboración de productos eco-friendly

Lourdes Miranda es quien está detrás de este emprendimiento ecológico. El mismo surgió recientemente, en medio de este contexto de cuarentena, para brindar una propuesta alternativa a las costumbres de consumo de los altagraciences.

Emprendedoras con mirada ecológica: Lula Atelier.

Lula Atelier surge en plena cuarentena, con la necesidad de empezar a cambiar hábitos de consumo para el cuidado del medioambiente. Desde hace tiempo soy activista ambiental y esta es una forma de sumar mi granito de arena por el mundo.

Los productos que vendés, ¿los hacés vos?

Sí, los hago yo. Ahora estoy trayendo productos eco-friendly también de otros emprendimientos. Pero todo lo que es confección en objetos de tela los hago yo.

Y la producción, ¿la aprendiste en la facu, o te fuiste formando por cuenta propia?

Aprendí principalmente por mi nona que me enseñó a coser de muy chica y me dejó su máquina, así que desde hace tiempo sé. En estos meses de cuarentena, decidí empezar a usar las máquinas y surgió el tallercito.

¿Siempre te interesó el medio ambiente?

Sí, desde siempre. Pero más en el último tiempo. Creo que en parte el Diseño Industrial también me hizo ver muchas cosas con respecto a la producción de objetos y sus efectos en el medio ambiente

Contame un poco de tus productos

Trabajo con telas de algodón principalmente, evito el uso de plásticos. Hago pads desmaquillantes para evitar usar discos de algodón, servilletas de tela, bolsas para comprar a granel, esponjas para evitar las esponjas plásticas, beewraps que son envoltorios de cera para evitar el uso de film. Estoy incorporando de a poco nuevos productos, libre de plásticos.

Y de las cosas que no hacés vos, ¿qué es lo que traes?

Estoy trayendo cepillos de bambú, sorbetes de metal y bambú, y peines de madera por ahora.

Karülem – fitocosmética

Karülem es un microemprendimiento de cosmética natural, creado por Martina Audiosio. El proyecto lleva casi un año desde su nacimiento. Ofrece

Emprendedoras con mirada ecológica: Karülem – fitocosmética.

Contame un poco sobre tu trabajo

La idea es hacer productos cosméticos con materia lo más directa posible obtenida de la naturaleza. Por ahí se usa mucho el término sin químicos, pero el término es muy amplio. La materia prima tiene un proceso para poder obtenerlo, pero con mucha menos manipulación que otros productos que se pueden encontrar en el mercado.

Es un microemprendiiento artesanal. Lo hago yo sola. Todos los detalles son muy artesanales. Desde cortar una etiqueta, pegarla, hasta esterilizar frascos. Todo pasa por mí. Es bastante demandante pero es gratificante también.

¿Cómo nace Karülem?

El proyecto nace porque yo me empecé a cuestionar mis hábitos de los productos que estaba usando. La piel es un órgano más y todo lo que le ponemos lo absorbe y a la vez es la expresión de todo el funcionamiento del organismo. Empecé a cuestionar dos ejes principales: la cuestión medioambiental de la cantidad de plástico que generábamos y, por otro lado, qué productos químicos estaba usando. A veces no sabés ni qué te estás poniendo en el cuerpo.

Empecé comprando desodorante natural, hecho con bicarbonato y aceites, sin ningún conservante. Después fui comprando más cosas. Me cambié al sólido. Ahí me di cuenta que le hacía mucho mejor a mi cuerpo, a mi pelo, más allá de lo estético, lo saludable.

Me cuestioné la posibilidad de poder hacerlo yo, para de cierta manera poder tener una autonomía en eso. Arranqué a hacer productos, primero para mí. Empecé con el desodorante, con una crema sólida. Después ya me empezaron a pedir. Ahí tomó forma el proyecto. Le puse nombre a la marca, creé un instagram.

Le di todo ese enfoque que fue lo que me movilizó a mi de un principio. El hecho de que tenga la menor cantidad de químicos industrializados, y también que tenga este enfoque del cuidado del medioambiente.

La política es el reciclado de envases, si vos me traes el envase con el que te vendí un desodorante, tenés un descuento para poder seguir reutilizándolos. Los shampoos tienen detergentes que son solubles, es decir que son biodegradables.

En cuanto a la producción de estos productos, ¿ cómo conocés el proceso para hacerlos?

En internet una cantidad de información increíble. Simplemente busqué información. Fui probando diferentes fórmulas, cantidades, algunos conservantes. Te vas dando cuenta para qué se usa cada materia. Las primeras cosas empecé con internet, copiando cantidades. Una vez que sabés y entendés para qué es cada material, vas haciendo combinaciones.

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.