fbpx
AG Noticias
Crónicas al Voleo

El largo adiós de Ylenia Carrisi

La desaparición de Ylenia Carrisi sigue siendo un gran misterio. Para algunos, vive una vida de recogimiento. Para otros, simplemente se suicidó. ¿Estará escrito el final de esta historia?
Por Germán Tinti, especial para AGNoticias

La última vez que vieron a Ylenia (o más bien, creen haberla visto) fue en algún momento de la última semana de diciembre de 1993 en la Vieux Carré, la zona más antigua de Nueva Orleans, un sector de la ciudad en la que uno podría fantasear con cruzarse con Mickey Rourke tras la pista de Johnny Favourite, o bien a Brad Pitt y Tom Cruise devenidos en apuestos y andróginos vampiros.

Ylenia Carrisi había llegado a la mítica ciudad natal de Louis Armstrong desde Belice luego de viajar casi 3.500 km en autobús. Se alojó en el hotel LeDale, un establecimiento de medio pelo. Nadie imaginaría al verla que se trataba de la hija mayor de una de las estrellas de la canción italiana de las anteriores tres décadas.

Romina Power y Al Bano durante los años dorados.
El ruiseñor de Cellino

Albano Carrisi debutó en el mundo de la canción en el Festival de la Rosa en 1966 con el seudónimo de Al Bano y fue un inmediato suceso en ventas en una época de grandes cantantes románticos italianos. En 1968 ganó  el Premio Especial de la Mejor Canción del Festival de San Remo. En 1970 contrajo matrimonio con Romina, hija del actor Tyrone Power y la actriz Linda Christian. Como ya se dijo, Ylenia fue la mayor de cuatro hermanos; la lista se completa con Yari Marco, Cristèl Chiara y Romina Iolanda.

Dato de color: Al Bano le ganó, en 1999, un juicio por plagio a Michael Jackson, cuya canción “Will You Be There” es sospechosamente igual a “I cigni di Bálaka”, que el chansonier de Brindisi había publicado unos cinco años antes que el ex Jackson Five.

Tyrone Power, padre de Romina, abuelo de Ylenia y uno de los primeros Zorros del cine.

Destacada estudiante de Literatura del King’s College de Londres, Ylenia había decidido hacer realizar su sueño de la adolescencia: viajar por el mundo como mochilera. Hizo un alto en sus estudios, volvió a Italia, vendió todas sus pertenencias y compró un ticket hacia la aventura. Recorrió el continente americano de norte a sur y se estacionó unos meses en la paradisíaca Belice, desde donde partió intempestivamente hacia Nueva Orleans antes de la Navidad del 93. Su hermano Yari quiso sorprenderla, pero cuando llegó al país caribeño Ylenia se había esfumado.

Rastros perdidos en Bourbon Street

En Nueva Orleans su pista es difusa y fugaz. Se relacionó con Alexander “Pop” Masakela, un músico callejero 20 años mayor que ella que luego de su desaparición estuvo un tiempo detenido pero se determinó que no tenía ninguna relación con el caso.

Ylenia soñaba con viajar.

Desde entonces todo es misterio, incertidumbre, versiones que nunca pudieron ser comprobadas y un desfile de personajes que encajarían perfectamente en una buena peli de suspenso. La policía recogió el impreciso testimonio de un guardia de seguridad que sostenía haber visto a una mujer que encajaba vagamente con la descripción de Carrisi saltar al Mississipi diciendo “pertenezco al agua”. Sin embargo, una búsqueda de la Guardia Costera de Estados Unidos no arrojó resultados positivos, aunque hipotéticamente el cuerpo podría haber sido arrastrado por la corriente hacia el golfo de México. Dos años después, una persona anónima informó que Ylenia estaba viva, pero con paradero desconocido. O sea, nada.

Un convento en Arizona

Poco después de conocida la noticia de la desaparición de la hija de Al Bano, Frank Crescentini, un detective privado de Las Vegas le ofreció sus servicios. Al ser rechazado por el cantante y su familia, Crescentini decidió investigar por su cuenta y riesgo, tarea a la que se dedicó durante casi dos décadas, sin resultados comprobables. Una de sus hipótesis es que se encontraba recluida en el convento St. Anthony en Phoenix, pero nunca consiguió una orden judicial para allanar el lugar, aun cuando su versión era confirmada por Casia Chayenne… una médium de Hamburgo.

Alexander «Pop» Masakela convivió co Ylenia en Nueva Orleans.

Se dijo que la chica tenía problemas con las drogas y que se habría suicidado. En 2005, la periodista chimentera española Lydia Lozano, que afirmó con completa seguridad que Ylenia estaba viva. “Digo que está viva y que va a hablar” afirmaba, añadiendo que vivía en Santo Domingo con una persona poderosa y que tenía dos hijos. Pero lo cierto es que a Lozano le habían vendido pescado podrido y lo pagó muy caro.

La tortura de la incertidumbre destruyó el matrimonio Carrisi – Power. Mientras Romina continuó y continúa buscando a su hija, Albano solicitó en 2013 que la Justicia italiana la declare oficialmente muerta. El cantante declaró sentirse rendido después de 18 años de búsqueda, pistas falsas y desmentidas.

El asesino de la cara feliz

Aun así, las versiones sobre su muerte, y las hipótesis de que sigue viva, vuelven cíclicamente a los diarios y los portales. En 2015 el diario italiano La Repubblica publicó que había aparecido su cadáver en el estado de Florida. Pocos días después llegó la desmentida, luego de que se realizaran análisis de ADN.

Uno de los afiches difundidos por el detective Frank Crescentini

Un par de años después, Keith Hunter Jesperson, “el asesino de la cara feliz”, hizo un reconocimiento fotográfico de sus 8 víctimas y al ver la imagen de Ylenia afirmó que se llamaba Susan, una mochilera que le hizo dedo en 1994 en Tampa, a la que asesinó en la cabina de su camión cuando se dirigía hacia Las Vegas. Inmediatamente se hicieron los análisis correspondientes en el cadáver de ¿Susan? (que había sido hallado en 1996), pero los resultados fueron negativos, Susan no era Ylenia.

Una foto en Venecia

El año pasado el fotógrafo italiano Roberto Fiasconaro afirmó haber tomado una imagen de la hija de Al Bano y Romina Power en Venecia… hace 20 años. Según su testimonio se habría acercado a ella para preguntarle en inglés si era Ylenia Carrisi y ella habría respondido instintivamente que sí, luego lo habría negado y sus amigos y un niño que estaba con ella se habrían interpuesto para llevársela. La mujer de la imagen del fotógrafo italiano recuerda vagamente a Ylenia. Como es normal en estos casos, no hubo ninguna confirmación.

La supuesta Ylenia en Venecia, según el fotógrafo Roberto Fiasconaro.

Ylenia se fue, pero sigue presente. Un misterio que tal vez nunca tenga respuesta y al que el detective Frank Crescentini se refiere como lo haría un personaje de Nick Nolte: “¿El cuerpo de Ylenia ha sido encontrado? Entonces, mi respuesta es que está viva. Este caso recuerda en mucho al de Elvis Presley. Cada cierto tiempo alguien los ha visto en estaciones de tren, aeropuertos, caminando por la calle, en conventos…”

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

La hija del Reverendo y la reinvención de Otis

Gamero

Los primeros Simuladores

Gamero

El Pequeño Nicolás, un gran simulador

Gamero

La foto que no me voy a poder sacar

Gamero

Elvis está vivo, Paul está muerto

Gamero

El hombre que viajó a Marte

Gamero

El tipo que vendió la Torre Eiffel

Gamero

Edelmiro Mayer, guerrero continental

Gamero

La utopía democrática de Waldermar, Adilson y Sampaio

Gamero

Las aventuras del Capitán Langsdorff

Gamero