fbpx
AG Noticias
Deportes

Edu Casal y Fofi Moreschi: vivir, aprender y crecer en México

Fofi Moreschi y Edu Casal partieron hace más de un mes rumbo a México buscando perfeccionarse en un país donde el boxeo es casi una religión.

En contacto con AGNoticias, los dos pugilistas de nuestra ciudad cuentan qué están haciendo el país del norte, cuáles son sus metas y de qué se trata su experiencia en aquellas tierras. Comenzamos hablando con Edu Casal

¿Cuánto llevan ya en México y cuál es su rutina diaria?

Hace más de un mes que llegamos al DF, más precisamente al Distrito de Naucalpán. Lo que hacemos lo vamos armando por semana. Estamos en el plan de conocer gimnasios y conocer la cultura del boxeo en México. De paso conocer los distintos técnicos de acá. Esta semana por ejemplo, la rutina será levantarnos bien temprano, correr por la mañana y a las 8 ya estar desayunando para entrenar la parte de musculación a media mañana. El tercer turno, ya a la tarde, es para el boxeo en el gimnasio.

¿En que gimnasio trabajan?

Ahora, en el gimnasio de «El Veneno». Antes estuvimos en el Miura Boxing Club. Fueron los primeros días en que nos fuimos adaptando y acomodando a los tiempos de acá y las costumbres. Es una ciudad muy grande y moverse por ella lleva tiempo, por ejemplo. Ahora como dije, estamos en «El Veneno Boxing Promotions», que es de un ex boxeador profesional, donde estamos aprendiendo mucho.

Contanos cómo es su vida más allá del boxeo

Vivimos en Naucalpán, y por suerte tenemos todo cerca. Pudimos conseguir la comida para nuestra dieta. La comida mexicana es rica, pero no de nuestro gusto. Por suerte podemos conseguir cerca de la casa la comida que buscamos, así que podemos seguir nuestro régimen alimenticio. La verdad, en lo personal, el viaje nos ayudó muchísimo porque nos damos cuenta dónde estamos parados. Conociendo gimnasios, técnicos y boxeadores de acá, valoramos lo que tenemos en Alta Gracia, que es muy bueno. Está todo relacionado, lo personal con lo deportivo, porque nuestra vida gira en lo deportivo y todo esto no hace crecer como personas.

En el ring de Miura Boxing Club, entrenando cada día.

A esta altura de la charla, llegó Fofi y se sumó a la conversación:

¿Y dónde está parado el boxeo de Argentina y de Córdoba en este contexto?

El boxeo argentino en líneas generales carece del amateurismo. Acá te encontrás con boxeadores que tienen 150,200 o más peleas amateurs y luego, cuando pasan a ser profesionales, esa experiencia se nota. Esa es la diferencia número uno. En cuanto al nivel del boxeo en Alta Gracia, sin hacernos lo que no somos, tengo que decir que tenemos una estructura muy sólida en cuanto a gimnasio, apoyos físicos, psicológicos, personas que te manoplean. Es decir, a nivel Alta Gracia, estamos bien. ¿Qué nos falta? El amateurismo. Para eso estamos saliendo al  mundo para aprender y llevar esta experiencia a nuestro medio.

Además, de aprender y trabajar, ¿tienen previsto hacer alguna pelea en México?

No es sencillo. La prioridad la tienen los chicos del equipo del gimnasio. No te hacen pelear sabiendo que en poco tiempo te vas a ir. Nos han prometido peleas para octubre, pero todo queda en posibilidades hasta ahora. Por el momento estamos de sparrings de otros boxeadores. De entrada sabíamos que era difícil conseguir peleas acá, y que eso era un objetivo secundario, no la prioridad. Así que seguimos entrenando para pelear cuando volvamos.

O sea, los objetivos se van cumpliendo…

Es un sueño hecho realidad vivir esta experiencia. Nos llena de alegría cumplir el sueño de seguir creciendo, en un país donde el boxeo se siente como en México. El objetivo es quedarnos un par de meses más por acá y luego poder volcar esta experiencia en Alta Gracia.

La experiencia es tanto profesional como personal, y así lo entienden Edu y Fofi.

 

 

Advertisement

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.