AG Noticias
Platea preferencial

De los campos de batalla a la pantalla grande: películas bélicas para pasar el rato

Platea preferencial es una columna pensada para hablar de cine. Saliendo del lado formal y periodístico de AG Noticias; la columna se propone a recomendar películas, comentar films y a brindar «datos color» de actrices y actores pertenecientes a Hollywood, cine argentino y cine independiente. En esta ocasión, recomendaremos seis películas bélicas.

Cuando hablamos de películas basadas en hechos reales, hablamos de un universo de posibilidades. Están aquellas basadas en hechos terroríficos, también las basadas en historias de vidas llamativas… Y están las bélicas. Este tipo de género, busca retratar lo ocurrido en la historia del mundo, mostrando la crudeza y la hostilidad de las guerras. Esto se hace mostrando fragmentos de combates, o simplemente relatando la crueldad que se vivía en esos tiempos. Si bien los directores se toman licencias creativas, lo importante de una buena película bélica es justamente esto: recrear el contexto de la manera más real posible. La mayoría de estos films son auto conclusivos, por lo que son una buena idea para pasar el rato. Aquí van nuestras favoritas:

La lista de Schindler (1993)

La lista de Schindler es una de esas películas de las cuales es complicado hablar. A esta altura, ya no hay nada que no se haya dicho. Encasillada dentro del género bélico, seguimos una de las tantas historias que ocurrieron durante el holocausto judío, evocando emociones casi constantemente. Quizás se trata de uno de los films más brillantes, con más lenguaje cinematográfico en su haber. Todo dice algo: el color, los planos, el silencio. Es una de esas historias que quedan grabadas por lo bien contadas que están. El foco está bien puesto, las actuaciones acompañan una trama fenomenal. No es de extrañar que Steven Spielberg recibiera la estatuilla dorada a mejor película por esta gran producción. La duración de este film es de 195 minutos.

Dunkerque (2017)

Basada en la segunda guerra mundial y dirigida por Christopher Nolan, Dunkerque cuenta en profundidad lo ocurrido en la Operación Dinamo en Francia durante el año 1940. Nolan nos plantea tres perspectivas para entender mejor el contexto: el de las tropas marinas, el de las tropas terrestres y el de las tropas aéreas. Con muy poco diálogo y mucho suspenso, el director utiliza recursos del lenguaje cinematográfico para explicar mediante planos y secuencias, lo que ocurrió con estos jóvenes soldados. El film tiene una duración de 106 minutos.

1917 (2019)

Como ya mencionamos en las dos ocasiones anteriores, para hacer una buena película bélica es necesario tener un buen manejo del lenguaje cinematográfico y de los recursos técnicos a nivel audiovisual. 1917 es, simplemente, una obra maestra en el manejo de cámaras. Con planos largos, varios travelling y un plano secuencia que dura ocho minutos, esta película es un deleite visual pese a la trama que acarrea. En esta ocasión nos trasladamos a la primer guerra mundial, un año antes de su final. Aquí seguimos a un soldado inglés con un importante recado que podría cambiar el curso de la guerra. Las trincheras, el hambre, los combates… Todo está muy bien relatado. Sin contar la importancia de los colores, los silencios y la oscuridad en el largometraje. Esta película es una experiencia imperdible. La duración del film es de 119 minutos.

Hasta el último hombre (2016)

Esta película es diferente a las anteriormente relatadas. Aquí seguimos un caso real ocurrido en una guerra: el de un hombre que se negaba a matar gente por sus creencias religiosas. Con una actuación fenomenal por parte de Andrew Garfield, en este film se muestra de cerca la crudeza del propio ejercito con los soldados. La historia sigue a Desmond Doss, un médico que se negaba a portar un arma pero que si quería salvar vidas durante la segunda guerra mundial. Quizás una de las películas más conmovedoras en este género, con un aporte narrativo muy emocionante. La duración de este film es de 139 minutos.

Rescatando al soldado Ryan (1998)

Con una narrativa similar a la película anterior, Rescatando al soldado Ryan se centra en la segunda guerra mundial. La película apela a las emociones constantemente, sin embargo, Spielberg -el director del film- hizo un excelente trabajo profundizando el hostil contexto de guerra que envuelve a nuestros protagonistas. Otro aspecto que el director destaca es la necesidad de supervivencia que se maneja en estos hechos históricos, en los cuales solo se busca salir ileso de los combates. Otro largometraje que denota que es estadounidense por su carga emocional, pero que aún así, logra relatar un contexto social crudo. El film tiene una duración de 169 minutos.

Lágrimas del sol (2003)

Finalmente, saliendo de todo el apogeo por las guerras mundiales, Lágrimas de sol relata la crudeza de la guerra civil en Nigeria. Esta película es la que relata hechos más recientes, teniendo su línea temporal en el año 1967. Aquí vemos de cerca otro tipo de guerra, como las guerrillas internas y los golpes de estado pueden ser igual de crueles que las guerras entre distintos países. Con una bajada de línea en la acción, Lágrimas de sol demuestra ser una bélica a la altura, que relata gran parte de la historia de Nigeria. Además, como último punto importante, relata lo que es una guerra dentro del tercer mundo… Una realidad muy distinta a la de las «grandes guerras» que estudiamos en los libros de historia. El film tiene una duración de 145 minutos.

laporta