AG Noticias
Actualidad

Oftalmólogos amenazan con dejar de trabajar con prepagas por un atraso del 153% en sus aranceles

No es noticia que en los últimos meses el sistema de salud de Argentina tuvo numerosos inconvenientes, sobre todo por la imposibilidad que tuvieron las empresas para aumentar los precios mensuales en los planes que ofrecen a sus clientes. Pero no fue ese el único problema, sino que se viene dando un importante reclamo por parte de profesionales de la salud (sobre todo oftalmólogos) hacia las mismas prepagas y obras sociales (también incluyen al PAMI), debida cuenta que no reciben los pagos en tiempo y forma, y además, los honorarios están sumamente retrasados en comparación con la inflación. Quienes afirman sufrir más esta disparidad entre sus honorarios y lo que finalmente perciben son los oftalmólogos. Desde el Consejo Argentino de Oftalmología (CAO) afirmaron días atrás que si se tiene en cuenta el período de 2005 hasta la actualidad, tienen un retraso en la actualización de las tarifas que ronda un poco más del 150%. Esto, para estos profesionales, es un gran problema sostienen, toda vez que del total de insumos que utilizan, el 40% están definidos por precios en moneda extranjera, más precisamente en dólares. Se suma a esto, que durante la pandemia del coronavirus, las consultas a estos especialistas cayó por lo menos un 70%, agravando aún más la situación de sus ingresos mensuales. Desde el lado de las empresas de medicina prepaga y obras sociales, expresan que son conscientes de este problema, pero que al mismo tiempo, ellas también tienen el inconveniente de que no pueden aumentar los costos de los planes por impedimento del Gobierno Nacional. En el año 2020 pudieron realizar aumentos del 10% únicamente y recién días atrás se autorizaron nuevos incrementos para este 2021 en cuatro tramos, para llegar así al 45% aproximadamente. Al mismo tiempo que sucede esto, desde la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina (ADECRA) también afirmaron que otro problema es que se encuentran analizando de qué forma van a poder cumplir con la paritaria del sector de los trabajadores del sector de la salud, que reclaman incrementos salariales de por lo menos un 45%. Desde el lado de la Unión Argentina de Salud (UAS), que es la entidad que nuclea a las prepagas y también a las obras sociales, sostienen que ellos pagan siempre a tiempo y forma, a los 30 días desde que se realiza la prestación por parte del profesional, pero indican que no pueden hoy en día afrontar el pago que pretenden los oftalmólogos, cuando ellos mismos no pueden aumentar los valores de los planes. A partir de los nuevos incrementos que se van a aplicar por las autorizaciones del Gobierno Nacional a las obras sociales y prepagas, la recomendación permanente de los expertos en esta materia es que los usuarios previo a contratar puedan exhaustivamente verificar la cobertura del plan de salud, comparando adecuadamente qué respuestas van a tener, qué porcentajes se cubren en cada especialidad, los sanatorios a los que pueden acudir, entre otros detalles, más aún en estos momentos en donde se precisa tener soluciones integrales en términos de salud por la pandemia del coronavirus.

No es noticia que en los últimos meses el sistema de salud de Argentina tuvo numerosos inconvenientes, sobre todo por la imposibilidad que tuvieron las empresas para aumentar los precios mensuales en los planes que ofrecen a sus clientes. Pero no fue ese el único problema, sino que se viene dando un importante reclamo por parte de profesionales de la salud (sobre todo oftalmólogos) hacia las mismas prepagas y obras sociales (también incluyen al PAMI), debida cuenta que no reciben los pagos en tiempo y forma, y además, los honorarios están sumamente retrasados en comparación con la inflación.

Quienes afirman sufrir más esta disparidad entre sus honorarios y lo que finalmente perciben son los oftalmólogos. Desde el Consejo Argentino de Oftalmología (CAO) afirmaron días atrás que si se tiene en cuenta el período de 2005 hasta la actualidad, tienen un retraso en la actualización de las tarifas que ronda un poco más del 150%. Esto, para estos profesionales, es un gran problema sostienen, toda vez que del total de insumos que utilizan, el 40% están definidos por precios en moneda extranjera, más precisamente en dólares. Se suma a esto, que durante la pandemia del coronavirus, las consultas a estos especialistas cayó por lo menos un 70%, agravando aún más la situación de sus ingresos mensuales.

Desde el lado de las empresas de medicina prepaga y obras sociales, expresan que son conscientes de este problema, pero que al mismo tiempo, ellas también tienen el inconveniente de que no pueden aumentar los costos de los planes por impedimento del Gobierno Nacional. En el año 2020 pudieron realizar aumentos del 10% únicamente y recién días atrás se autorizaron nuevos incrementos para este 2021 en cuatro tramos, para llegar así al 45% aproximadamente.

Al mismo tiempo que sucede esto, desde la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina (ADECRA) también afirmaron que otro problema es que se encuentran analizando de qué forma van a poder cumplir con la paritaria del sector de los trabajadores del sector de la salud, que reclaman incrementos salariales de por lo menos un 45%. Desde el lado de la Unión Argentina de Salud (UAS), que es la entidad que nuclea a las prepagas y también a las obras sociales, sostienen que ellos pagan siempre a tiempo y forma, a los 30 días desde que se realiza la prestación por parte del profesional, pero indican que no pueden hoy en día afrontar el pago que pretenden los oftalmólogos, cuando ellos mismos no pueden aumentar los valores de los planes.

A partir de los nuevos incrementos que se van a aplicar por las autorizaciones del Gobierno Nacional a las obras sociales y prepagas, la recomendación permanente de los expertos en esta materia es que los usuarios previo a contratar puedan exhaustivamente verificar la cobertura del plan de salud, comparando adecuadamente qué respuestas van a tener, qué porcentajes se cubren en cada especialidad, los sanatorios a los que pueden acudir, entre otros detalles, más aún en estos momentos en donde se precisa tener soluciones integrales en términos de salud por la pandemia del coronavirus.