fbpx
AG Noticias
Ciencia-y-Tecnología Nacionales

Greenpeace denuncia el desmonte de 2.172 hectáreas en el Norte argentino

La organización ambientalista Greenpeace denunció el desmonte que se estuvo realizando en cuatro provincias del norte argentino. 2.172 hectáreas fueron desmontadas en las provincias de Salta, Chaco, Formosa y Santiago del Estero, entre el 15 y el 31 de marzo pasados. A pesar del aislamiento social decretado en nuestro país para mermar la propagación del coronavirus, el ataque a los bosques continúa.

El coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace, Hernán Giardini, advirtió que «a pesar de la cuarentena, los desmontes no se detienen».

«Mientras la mayoría de los ciudadanos nos quedamos en casa para frenar al coronavirus, la ambición de algunos empresarios agropecuarios no tiene freno y las topadoras siguen arrasando impunemente nuestros últimos bosques nativos«.

Hernán Giardini, coordinador de campaña de Bosques de Greenpeace.

Un monitoreo de deforestación en el norte de Argentina que realiza Greenpeace es mediante la comparación de imágenes satelitales, reveló que entre el 15 y el 31 de marzo se desmontaron 2.172 hectáreas en cuatro provincias. Estos números equivalen a la pérdida de 128 hectáreas por día.

Deforestación en Salta. Foto: La Gaceta de Salta.

Provincias que sufren desmonte

Las provincias donde la organización ecologista realizó el monitoreo fueron Salta, con 839 hectáreas desmontadas en ese período; Santiago del Estero con 734, Formosa con 520 y Chaco con 79 hectáreas desmontadas. Estas cuatro provincias, de acuerdo a los datos de Greenpeace, concentran el 80% de la deforestación del país.

La organización publicó hoy en su página oficial que detectó el desmonte de cerca de 130 hectáreas en la finca San Francisco, ubicada en el departamento San Martín, del norte de la provincia de Salta, en el límite con Bolivia. Su dueño es el dirigente agropecuario Ignacio García del Río, presidente de la Sociedad Rural de Salta y miembro de Prograno. Greenpeace ya había denunciado desmontes en esa zona en 2013.

«Es suicida que, frente a la crisis sanitaria, climática y de biodiversidad que estamos sufriendo, se siga deforestando. Más desmontes significan más inundaciones y más enfermedades. No podemos perder ni una hectárea más«, concluyó Giardini.

Fuente: La NUEVA mañana.

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Ambientalistas se unen en defensa del Bosque Nativo

Renata Palazzi