AG Noticias
Nacionales

El Gobierno decretó aislamiento social preventivo y obligatorio desde la media noche hasta el 31 de marzo

El presidente, Alberto Fernández, tomó la decisión más importante desde su llegada a la Casa Rosada: imponer un aislamiento social preventivo y obligatorio para evitar la circulación de personas en la vía pública, y de esta forma minimizar la propagación del coronavirus.

La cuarentena regirá desde este jueves (viernes a las 00:00) hasta el martes 31 de marzo. Esta medida se toma a 16 días de confirmarse el primer contagio en la Argentina. Las autoridades, en conjunto con la Organización Mundial de la Salud, sostienen que se trata de una decisión que reducirá el riesgo de contagio.

«La salud es muy importante para nosotros. Dios nos dios una oportunidad, el tiempo para prevenir el avance del coronavirus» inició el presidente en su discurso. Y agregó: «Tomamos medidas pero seguimos teniendo problemas con gente que no entiendo que el rieso es muy grande».

El Gobierno garantizó que farmacias, hospitales, supermercados y otros servicios esenciales permanecerán abiertos y no habrá desabastecimiento, aunque no habrá servicio bancario durante toda la semana próxima (sí funcionarán los cajeros automáticos y los trámites electrónicos).

En caso de circular por la calle, los ciudadanos deberán hacerlo solos y tendrán que evitarse los grupos de personas. En otras palabras, el Gobierno busca garantizar a la sociedad el acceso a los bienes de primera necesidad pero con las limitaciones lógicas.

Por el contrario, toda actividad que no se enmarque en esas tres necesidades no estará permitida por las autoridades. «La prefectura, gendarmería y la policía van a controlar a quienes circulen por la calle» afirmó Fernández a fin de garantizar que se cumpla el aislamiento. «Le pedí a todos los gobernadores la máxima severidad en el control de cada provincia» agregó.

Hay actividades exceptuadas del resguardo: conducción de los gobiernos nacionales, provinciales y municipales; sanidad y fuerzas de seguridad; trabajadores en la producción de alimentos, fármacos, petróleo y refinería.

«Me voy a poner al frente para garantizar lo que nos hemos propuesto: evitar que el ritmo del contagio acelere. Lo único que necesitamos es que cada uno de nosotros haga su parte. Confío en que no haya irresponsables» pidió el mandatario nacional.

«La economía sin duda que se va a ralentizar, y vamos a tener problemas fiscales que resolver. Vamos a dictar normas que alivien este momento para los monotributistas también«.

En nuestro país, el Covid-19 ya suma 128 contagios, con 113 casos activos, 15 dados de alta y tres muertos. Por eso el Presidente se reunió con los gobernadores de todas las provincias y acordó este parate total en la vida de los argentinos.