AG Noticias
Deportes

Con dos golazos, Argentina ganó el partido que tenía que ganar

Con dos golazos, Argentina ganó el partido que tenía que ganar

Argentina debía hoy conseguir la victoria, y la consiguió. De eso se trataba el partido ante México. Ni más ni menos que recuperar el aire necesario para seguir viviendo en la Copa.

La selección Argentina no jugó un gran partido, pero supo construir en el segundo tiempo, una gran victoria. De esas necesarias, fundamentales. De las que se necesitan para continuar creyendo en uno mismo.

Fueron dos golazos los que definieron un partido chato, cerrado, sin casi alternativas ante los arcos. Dos grandes goles, dos genialidades para destrabar un encuentro que México propuso trabajo y que los nuestros por momentos no encontraban la llave futbolística para abrirlo.

El ingreso de Enzo Fernández fue fundamental para dotar de fútbol y cambio de ritmo a un medio juego que no había tenido gravitación. La entrada de Julián Alvarez le dio al seleccionado una movilidad de la que había carecido. Y de la mano de estos hombres, llegó la primera genialidad. El disparo desde fuera del área de Messi que empezó a demoler la resistencia azteca.

El tremendo gol de Fernández no hizo más que rubricar que al partido le hacía falta gente que se decidiera a tirar al arco. Efectividad cien por ciento de Argentina que así se quedó con la necesaria victoria ante un rival que no tuvo relieve futbolístico, que construyó un esquema defensivo. Pero que cuando se vio obligado a remontar, desnudó su pobreza futbolística.

Argentina ganó (bien) el partido que tenía que ganar. Ahora, será el turno de ir encontrando el fútbol que tenemos y que cuesta demostrar para que los octavos de final sea definitivamente una realidad.