fbpx
AG Noticias
Nacionales

Debate presidencial 2019: qué dijeron los candidatos

Mauricio Macri, Alberto Fernández, Roberto Lavagna, José Luis Espert, Nicolás del Caño y Juan José Gómez Centurión, los seis candidatos presidenciales, debatieron en la Universidad Nacional del Litoral, el primero de los dos encuentros previstos antes de las elecciones generales del próximo 27 de octubre.

El debate comenzó con la presentación de los candidatos. Macri inició su discurso agradeciendo «el esfuerzo de los argentinos en estos años hemos resuelto problemas que arrastramos hace décadas. Pero también sabemos que hay otros problemas que todavía no resolvimos. Hoy estoy acá para pedirles que sigamos trabajando juntos para lograr estos cambios que faltan. Trabajando con los valores correctos como la verdad, la decencia, el diálogo y el respeto todo se puede”.

Alberto Fernández, por su lado, planteó: “Hace cuatro años hubo otro debate, en ese otro debate alguien mintió mucho y otro dijo la verdad; el que mintió es el presidente, que quiere volver a ser presidente. El que dijo la verdad está sentado en primera fila (en relación a Daniel Scioli)”. “Yo vengo a decir la verdad”, agregó.

Mientras que Lavagna afirmó: “Creo que somos conscientes que los argentinos vivimos una muy complicada crisis económica y social. No va a ser fácil pero vamos a salir, como en el 2001, en la medida en que seamos capaces de repartir de manera equitativa los costos. La economía está paralizada y hay que lograr un acuerdo en el seno de la sociedad”.

Relaciones Internacionales

En este punto, Fernández planteó entrar en el mundo “dignamente” y “de pie”. Mientras que se refirió al acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea: “No le tengo miedo a la apertura, no voy a permitir que la apertura se lleve puesto a la industria y el trabajo”, destacó. A su vez dijo que el gobierno de Macri “se olvidó la soberanía sobre las Islas Malvinas; en memoria de esos soldados, acá hay uno de ellos (en relación a Gómez Centurión), me voy a ocupar de que las cosas sean distintas».

Luego fue el turno el candidato del Frente de Izquierda, Nicolás Del Caño, quien comenzó saludando al pueblo de Ecuador. «La desigualdad entre ricos y pobres es cada vez más brutal, de ese lugar es de donde salen los Trump, los Bolsonaro», explicó.

José Luis Espert denunció que el Gobierno “usó las relaciones exteriores como vidriera para los presidentes y reyes cool”.

En relación a esta temática, Macri señaló: “Cuando llegamos la Argentina era uno de los países más cerrados del mundo. Personalmente me dediqué a establecer una relación de confianza con los líderes del mundo”. “Revitalizamos el Mercosur, codo a codo con Brasil, y recuperamos relaciones dañadas con Paraguay y Uruguay», agregó.

Dentro del eje sobre relaciones internacionales, uno de los puntos de debate fue la situación en Venezuela. El Presidente Macri fue contundente en su denuncia contra el régimen de Nicolás Maduro y recordó que la ex mandataria Cristina Kirchner lo condecoró con la Orden de San Martín. “En esto no puede haber dobles discursos: o se está con la dictadura o se está con la democracia. La neutralidad es avalar la dictadura”.

Alberto Fernández, por su lado, dijo: “Venezuela tiene problemas, más problemas tienen los venezolanos que viven ahí y los que tuvieron vieron que emigrar; a diferencia del presidente, yo quiero que lo venezolanos resuelvan sus problemas. El presidente tiene que decir que está preparando la ruptura de relaciones para poder intervenir, espero que ningún soldado argentino termine en terrea venezolana”.

Economía y finanzas

En el bloque económico, Macri fue cuestionado por todos sus contrincantes: “Entérese Presidente, cuando termine su mandato va a dejar 5 millones de nuevos pobres”, apuntó Fernández.

Sobre este tema, Macri reconoció que pensó que “iba a ser más simple ordenar la economía”, pero replicó: “Me sorprende que Alberto Fernández diga que yo destruí la economía cuando hace muy poco dijo que la ex presidenta Cristina Kirchner la destruyó; dijo cosas peores, que cerró la economía, la dejó sin reservas, aumentó la pobreza y la ocultó; digamos la verdad”.

En relación a la deuda externa, Macri señaló que “2 de cada 3 pesos” que el Gobierno tomó de deuda “fue para pagar deudas del gobierno anterior”. “Y el peso restante fue para reducir el déficit fiscal”.

Rápidamente, Fernández replicó y se preguntó “en qué país vive” el Presidente y denunció que “sus amigos” fugaron USD 30 mil millones. “Ya es hora que deje de mentirnos”, remató contundentemente.

A su vez, Del Caño sostuvo que Macri no hizo “este desastre solo” y subrayó que hubo diputados y gobernadores que hoy integran el Frente de Todos que votaron a favor de la reforma previsional que impulsó el gobierno.

Derechos humanos

Gómez Centurión habló de “los curros» en el área y reiteró su posición en contra de la ley de legalización del aborto. Bajo la misma línea, Espert sostuvo: “En Argentina los derechos humanos parecen haber sido secuestrados por solo los defensores de una parte de los asesinos durante los 70, aquellos que se esconden debajo de la pollera de Hebe de Bonafini”.

Sobre este punto, Macri se mostró “feliz de que Argentina vive en libertad”. A su vez pidió reconocer que históricamente hubo grupos que fueron relegados, como las mujeres.

El candidato del Frente de Todos aseguró que «parece que hay gente que piensa que los derechos humanos son un curro y otros que creen que el genocidio no existió”, en referencia a Espert y Gómez Centurión. En cuanto a la cuestión de género, le exigió a Macri que ejecute bien el presupuesto y prometió crear el Ministerio de la Mujer y de la Diversidad para que “los argentinos entremos en el siglo XXI”.

Educación y salud

Fueron los últimos temas sorteados para el primer debate. Hubo pocas propuestas sobre este eje y a varios candidatos les sobró tiempo.

Espert propuso declarar a la educación como servicio público esencial para evitar paros y propuso arancelar la universidad para «financiar becas». 

Roberto Lavagna aseguró que «salud y educación  son fundamentales para luchar contra la pobreza». En ese sentido, dijo que es necesario volver a centralizar la educación para unificar criterios.

Macri apuntó a la «revolución tecnológica» e hizo un repaso de algunos de sus políticas. Y como propuesta anunció que quieren que todas las escuelas tengan inglés, aunque sea a distancia.

Alberto Fernández comenzó a cuestionando al Presidente, a quien acusó de no creer «en la educación ni en la salud pública» y recordó los problemas en el CONICET.  Algo parecido hizo Nicolás del Caño, quien propuso revertir todas las políticas iniciadas en los ’90. 

Advertisement

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.