fbpx
AG Noticias
My Pichichude

My Pichichude: Cuando hacer pipi no es tan relajante para tu gato, ¡Alerta FUS!

Las enfermedades de las vías urinarias son las causas más comunes por las que tu gato tendrá que visitar a un veterinario, con la excepción de los chequeos de rutina y las vacunas. Hoy en My Pichichude, te informaremos lo que tienes que saber para prevenir y tratar el Síndrome Urológico Felino (FUS).

Espero que disfrutes esta hermosa canción ♥Daylight- Roa

Síndrome Urológico Felino (FUS)

El Síndrome del Tracto Urinario Inferior Felino hace referencia a una serie de problemas que se presentan con síntomas relacionados con alteraciones a la hora de orinar. No hablamos de una sola enfermedad, sino que puede haber cuadros debido a cistitis, cálculos, infecciones, alteraciones anatómicas, tumores, etc. En muchos de los casos se desconocerá la causa y resultará muy difícil establecer un diagnóstico concreto. Además, las diferentes causas podrán darse solas o combinadas entre sí.

Normalmente se estudian dos tipos de formas de presentación del síndrome, una forma obstructiva, parcial o completa, fundamentalmente en machos y una forma no obstructiva, con alteración en el vaciado de la vejiga y alteraciones de comportamiento, tan frecuente en machos como en hembras.

  • Esta enfermedad puede afectar a gatos de cualquier edad, siendo más frecuente en gatos adultos y de sexo macho (la uretra de los machos es bastante más estrecha que la uretra de las gatas).
  • La obesidad es un factor que predispone al padecimiento de esta enfermedad.
  • La obstrucción de la uretra está normalmente producida por pequeños cristales que se forman en la orina a consecuencia de las variaciones que se producen en el pH normal de la orina, aunque en ocasiones las causas pueden ser diferentes.
  • Dieta: Se observa frecuentemente en gatos que consumen grandes volúmenes diarios de alimento seco, sin el consiguiente consumo de agua.
  • Magnesio: La alta concentración de magnesio en la orina es causada por altos niveles de magnesio en la dieta, orina escasa debido a una bandeja sanitaria sucia o de difícil acceso; poca actividad física, y por beber poca agua, por falta de esta o por ser de baja calidad.
  • pH de la orina: El incremento de la alcalinidad de la orina que contribuye al FUS es afectada por la cantidad y frecuencia de comidas, el tipo de alimento, y las infecciones bacterianas secundarias.

Síntomas

El síntoma más serio de este problema de salud felino se origina por la obstrucción. Esta se debe a la presencia de cálculos uretrales compuestos por matriz proteica, células y cristales (90% estruvita), o incluso ocasionalmente se puede dar por espasmos uretrales debidos al dolor.

Cuando la uretra está bloqueada, la situación puede tornarse crítica con gran rapidez. Si no se atiende un felino con la uretra bloqueada, este será incapaz de orinar y puede morir en 48 horas.

Si tenés un gatito que muestra signos de dolor al orinar (por lo general va a gemir en el interior de la caja de arena) o sangre en la orina, debes llevarlo al veterinario para que le hagan un análisis inmediato.

Algunos síntomas que puede presentar son:

  • Orinar fuera de la caja de arena.
  • Cualquier hábito urinario anormal (tumbarse en el arenero, orinar poco y más frecuente).
  • Sangre en la orina.
  • El llanto o el esfuerzo al tratar de orinar.
  • Agrandamiento del abdomen o abdomen demasiado firme.
  • Pérdida de apetito.
  • Vómito.
  • Diarrea.

Piedras en la vejiga

También se conocen con el nombre de urolitos y están formados por depósitos de minerales, sobre todo de estruvita y de oxalato cálcico. Los primeros pueden disolverse con una alimentación específica. En cambio los de oxalato se extraen quirúrgicamente.

Los de tamaño menor se eliminan con la orina, provocando dolor y hematuria. Si se quedan atrapados en la uretra suponen una urgencia veterinaria. Los cálculos más grandes, en cambio, es posible que se queden en el interior de la vejiga. También producirán dolor y hematuria pero de manera crónica.

Diagnóstico

El diagnóstico requiere la realización de analítica de orina, radiografía abdominal incluyendo la uretra peneana en el caso de los machos y cultivo de orina por cistopunción. El FUS es una situación de salud felina muy seria.

Si tu gato es propenso a esta enfermedad, probablemente comenzará a mostrar algunos de los primeros síntomas a los tres años de edad. 

Tratamiento

Si el tracto urinario está obstruido, la vejiga no se vaciará, por lo que, su gato deberá ser atendido de URGENCIA para instaurar la terapia adecuada. El tratamiento inmediato puede incluir terapia con suero para evitar la deshidratación y rebalancear la química sanguínea, remover cualquier cálculo o arenilla que obstruya el flujo de la orina y hospitalización hasta que su gato pueda orinar normalmente.

Las dietas especiales contribuyen a reducir los minerales en la orina que forman los cristales. Estas dietas actúan también sobre el pH de la orina y hacen además que aumente la descarga de la misma como ayuda para “ enjuagar ” los conductos urinarios.

Los cristales de estruvita pueden ser disueltos en la vejiga y en el tracto urinario con una dieta especial baja en magnesio, ayudando a tener una orina ácida normal. En gatos alimentados exclusivamente con esta dieta, los signos asociados con el FUS cesan normalmente en un lapso de pocos días. La disolución completa de cristales de estruvita normalmente requiere de 2 a 3 meses; por lo que deberá recibir una comida especial por un periodo prolongado, sobre todo por la posibilidad de recaídas.

¿Qué hacer en casa para evitar que nuestro gato pueda padecer FUS en un futuro?

Dependiendo de la causa, los síntomas clínicos podrían no presentarse nuevamente o sólo ocasionalmente. Sin embargo, es más común que reaparezca. Para ayudar a
reducir las posibilidades de reaparición:

  • Alimente a su gato con pequeñas comidas de manera frecuente.
  • Consulte con su veterinario sobre el mejor régimen alimenticio para su gato. Muchas dietas comerciales pueden funcionar, pero algunas condiciones urinarias responden de mejor manera a dietas especializadas. De preferencia, se puede optar por la comida enlatada.
  • Proporcione agua fresca y limpia en todo momento.
  • Brinde un número adecuado de cajas de arena (por lo general, una más que el número de gatos en la casa) con el tipo de arena que él o los gatos prefieran.
  • Mantenga las cajas de arena en lugares tranquilos y seguros de la casa. Mantengalas limpias—deberían ser aseadas dos veces al día y cambiarse la arena cada semana (o con mayor frecuencia de ser necesario).
  • Minimice grandes cambios en la rutina.
  • Reduzca el estrés.

Si tienes un gato, sabes que estos animales de compañía son muy especiales. Como mascotas, los felinos son fieles compañeros y si quieres cuidarlo tanto como él a ti es importante que sepas las enfermedades que puede padecer para prevenirlas y tratarlas.

Y RECUERDA: ANTE CUALQUIER SÍNTOMA O DUDA, LLEVA A TU MASCOTA AL VETERINARIO ♥

Si te gustan los animales tanto como a nosotros, visitanos en nuestra página de Facebook@mypichichude

Advertisement
Advertisement

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.