fbpx
AG Noticias
My Pichichude

My Pichichude: Cuando el dolor de panza se vuelve mortal ¡Parvovirus Canino!

Hoy, en My Pichichude te informamos sobre una de las enfermedades infecciosas más comunes en perros, la cual tiene distribución mundial y presenta un alto índice de mortalidad, hablamos del temible «Parvovirus Canino».

Espero que disfrutes esta hermosa canción ♥: Funny Song – Bensound

PARVOVIRUS CANINO

El parvovirus en perros o parvovirus canino es una enfermedad vírica grave y muy contagiosa que puede ser mortal para el perro o el cachorro.

Fue identificada en 1978. Desde entonces, la cepa inicial ha variado genéticamente, lo que supone manifestaciones del virus distintas que dificultan su detección. Es una enfermedad que afecta principalmente a los intestinos, provocando enteritis, y son susceptibles a sufrirla todo tipo de miembros de la familia Canidae como perros, lobos o coyotes.

Esta enfermedad infecciosa es resistente tanto a factores físicos como a químicos y tiene una supervivencia muy elevada en el medio ambiente. Tiene predilección para instalarse en células de reproducción rápida como pueden ser las intestinales, tejidos del sistema inmunológico o tejidos fetales. En los casos más graves puede llegar a atacar al músculo cardíaco, lo que supone la muerte súbita.

La presencia del virus en el intestino del perro hace que este sea más susceptible a sufrir una infección bacteriana. Además, si el tejido epitelial está dañado, las bacterias pueden pasar a la sangre, provocando una infección generalizada.

Se puede presentar con dos formas clínicas diferentes:

  1. Forma miocárdica: Afecta a cachorros menores de ocho semanas, pero también puede darse en perros adultos que sufrieron parvovirus canino en su juventud. Produce insuficiencia cardíaca aguda, muerte súbita y fallos cardíacos diversos.
  2. Forma entérica: Afecta al tracto intestinal.

Parvovirus en perros adultos y parvovirus en cachorros

Todos los perros pueden infectarse con el parvovirus canino, pero los cachorros de menos de cuatro meses y los perros adultos que no han recibido vacuna contra la enfermedad tienen mayor riesgo de contagio. Esta enfermedad tiene más prevalencia en razas como los Rottweilers, Dóberman Pinschers, Labrador Retrievers, American Staffordshire Terriers y Pastores Alemanes.

Transmisión

El Parvovirus se contagia mediante contacto oral/nasal directo de un perro infectado a otro perro, a través de las heces de perros infectados y también vía intrauterina. El virus del parvo también puede estar presente en superficies y objetos que hayan estado en contacto con las heces contagiadas; otros animales, como roedores e insectos, pueden ser vectores de transmisión del parvovirus canino.

Es considerado un virus muy contagioso y tiene un periodo de incubación entre cinco y diez días. Una vez se produce el contagio, el virus tiene afinidad por los órganos en los que hay un recambio muy activo de células, como el sistema digestivo, lo que provocará enteritis y diarrea, el sistema cardiovascular (provocando miocarditis, a veces fulminante), médula ósea, sistema respiratorio, etc. Posteriormente, y como consecuencia del proceso infeccioso/inflamatorio que el virus provoca, se pueden acabar afectando otros órganos, lo cual puede conducir a la muerte del cachorro.

Síntomas 

La parvovirosis puede afectar al funcionamiento cardíaco si el virus actúa en su forma miocárdica. Pero la mayoría de los síntomas del parvovirus en perros se asocian con la forma entérica del virus. Por lo tanto, son síntomas relacionados con afectaciones del tracto intestinal. Los más comunes son:

  • Disminución del apetito.
  • Vómitos muy severos.
  • El perro parece adormecido, inactivo o muy cansado.
  • Diarrea abundante y sanguinolenta.
  • Fiebre.
  • Rápida deshidratación.
  • Debilidad.
  • Puede entrar en shock debido a la pérdida de fluidos.

El problema del parvovirus en perros es que, al afectar al tracto intestinal del perro, impide que el organismo del animal absorba correctamente los nutrientes y provoca deshidratación. El perro se debilita rápidamente. Normalmente, los tejidos de la boca y los ojos aparecen más rojos de lo habitual y el corazón comienza a latir a un ritmo acelerado. Cuando el veterinario palpa la zona abdominal, el perro suele mostrar molestia o dolor.

Generalmente hablamos de síntomas similares a los que provoca la gastroenteritis, por lo que muchas veces se confunde y se detecta de forma tardía. También es posible confundir los síntomas de la parvovirosis canina con algunos de los síntomas de envenenamiento en perros.

Cabe resaltar que no siempre se muestran estos síntomas clínicos en el perro, algunas veces pasan desapercibidos en cachorros muy pequeños o perros ancianos.

En los casos más graves, el parvovirus o la parvovirosis puede producir una disminución de los glóbulos blancos. Por otro lado, si el can afectado es un cachorro menor de tres meses, este puede sufrir una inflamación del corazón. En estos casos no existe diarrea y el cachorro puede fallecer en cuestión de minutos o días. Si consigue sobrevivir, el daño cardíaco puede llegar a ser tan severo que lo más probable es que acabe con su vida. 

Diagnóstico

Generalmente se puede diagnosticar el parvovirus canino mediante la simple observación de los síntomas clínicos que muestra el perro, no obstante se debería confirmar siempre mediante pruebas de laboratorio. El veterinario diagnosticará mediante análisis de sangre y examinará las muestras de heces para determinar la presencia de antígenos del parvovirus canino.

Tratamiento

Si definitivamente tu perro ha sido infectado por el virus del parvo llévalo inmediatamente al veterinario para que analice la situación y le diagnostique la enfermedad. El tratamiento con el parvovirus canino empezará cuanto antes y sus principales objetivos serán combatir los síntomas como son la deshidratación, el desequilibrio electrolítico, el control de vómito y diarreas, etc.

No existe ningún tratamiento 100% efectivo para combatir el parvovirus, los veterinarios siguen una serie de tratamientos que en algunos casos dan buenos resultados:

  • Rehidratación del can con suero: Es común la utilización de Ringer-Lactato para estos casos. Se combina con coloides y se suele aplicar por vía intravenosa. Para problemas cardíacos o renales las dosis de suero se deberán administrar con sumo cuidado, pues no siempre se toleran adecuadamente.
  • Transfusiones de sangre para paliar la pérdida de sangre a través de la diarrea.
  • Una vez estabilizado el perro se continúa con una fluidoterapia de mantenimiento, compuesta por azúcares básicamente, junto con cloruro potásico.
  • En algunos casos también se puede requerir la administración de potasio para su recuperación.
  • Uso de antibióticos y antieméticos que ayuden a controlar las posibles infecciones secundarias.

La internación del perro en la sala de infecciosos del centro veterinario es muy recomendable en cachorros que no han recibido ninguna vacuna contra la parvovirosis canina. Por el contrario, en los cachorros que han recibido ya las 2 o 3 vacunas necesarias no siempre se recomienda la internación, puesto que tiene más probabilidades de sobrevivir.

Si tu perro no va a permanecer internado, tu veterinario puede explicarte las dosis adecuadas y hacerlo tú mismo mediante las mochilas de suero. Recuerda que tu perro no puede estar en contacto con otros perros, ya que podría infectarlos. Deberás acudir a tu veterinario para realizar el control del avance y el desarrollo de la enfermedad en el paciente.

Prevención

La mejor manera de combatir el contagio del Parvovirus es a través de la vacunación de los cachorros, acudiendo a nuestro veterinario para que nos indique cuál es el mejor momento para hacerlo.

 Además, unos hábitos que impidan la exposición del cachorro a heces de perros potencialmente contagiados, ayudará a minimizar las posibilidades de contagio, como por ejemplo evitar que cachorros no acabados de vacunar salgan a la calle o que interaccionen con perros adultos vacunados y, por lo tanto, inmunizados.

Tratar a un cachorro que contrae Parvovirus Canino puede ser muy costoso y es posible que el tratamiento no sea exitoso. Procura vacunar y cuidar a tu mascota.

Si sospechas que en la zona en la que vives existen perros infectados por la parvovirosis canina, te recomendamos seguir estos consejos:

  • Sigue de forma estricta el calendario de vacunación y las indicaciones del veterinario.
  • Desparasita a tu perro.
  • Baña a tu perro con la frecuencia apropiada y mantén una correcta higiene de su cuerpo.
  • Desinfecta tu hogar empleando lejía y, posteriormente, algún producto enzimático.
  • Mantén la comida de tu perro en un lugar limpio y aislado, libre de posibles transmisores.
  • Desinfecta periódicamente los productos de tu perro, como su cama, el comedero, los juguetes…
  • Evita que el cachorro sin vacunar entre en contacto con el medio y otros perros.

Como eliminarlo del ambiente

Para una correcta eliminación del rastro del virus en el entorno te recomendamos, como primera medida, que desinfectes todos los utensilios, incluida cama, comederos y juguetes del perro.

Luego, para desinfectar bien tu casa, prepara un desinfectante casero con cloro y amoniaco. Recuerda que el amoniaco es un producto muy agresivo que debe trabajarse con guantes, mascarilla y mucho cuidado. Asimismo, has de utilizar una cantidad mínima, como una cucharadita por cada taza de cloro.

Antes de empezar con la limpieza, debes saber que no debe haber animales ni niños dentro del hogar, podrían dañarse con este producto. Eso sí, nunca mezcles estos productos, deben ser utilizados por separado.

Si tienes pensado adoptar otro perro, lo más recomendable es esperar un año como mínimo, para estar totalmente seguro de que el suelo del hogar, patio, casa del can o jaulas no están infectados por el virus del parvo.

El virus del parvo es muy resistente y puede perdurar mucho tiempo en el ambiente, incluso después de haber higienizado la zona a conciencia. Durante este tiempo de espera infórmate de productos que eliminan el rastro en tiendas de animales o en la clínica veterinaria.

Haz caso del experto antes de querer incluir otro perro en tu vida, su salud está en juego.

Y RECUERDA: ANTE CUALQUIER SÍNTOMA O DUDA, LLEVA A TU MASCOTA AL VETERINARIO ♥

Si te gustan los animales tanto como a nosotros, visítanos en nuestra página de Facebook@mypichichude

Advertisement
Advertisement

Comentar con Facebook

AGnoticias no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.