AG Noticias
Educo, luego existo

Cierre de Ciclo y Despedida… ¿Cómo Seguimos?

Cierre de Ciclo y Despedida… ¿Cómo Seguimos?
Por Alexis Aguetti

«Hoy, tal día de diciembre la escuela abre sus puertas para recibir a quienes conforman esta comunidad educativa y acompañan a nuestros estudiantes en su despedida…« Es como suelen dar inicio los actos de colación de aquellas promociones que cierran un ciclo para dar comienzo a un nuevo proyecto de vida.

Ver a nuestros estudiantes convertirse en alumnos de primaria para luego transformarse en alumnos de secundaria y posteriormente tornarse en universitarios o trabajares calificados y ser parte productiva de la sociedad debe ser una de las experiencias más gratificante vividas.

Pero no solo los estudiantes cierran ciclos, todos lo hacemos y los docentes no escapamos a esa norma; y con permiso de su autora hago uso de un pequeño fragmento del discurso de despedida de una gran colega que luego de tantos años de servicio se jubiló. La profesora Cinthia Moreschi, mi amiga y compañera le dedicó estas emotivas palabras… «Llegó el día. Apretaste el «ENTER» en la plataforma del CIDI»; apoyo logístico y emocional mediante y otros elementos líquidos y para masticar, por supuesto.

La condición de «jubilada» tiene social y equivocadamente connotaciones «pasivas»: use corega para fijar la dentadura, chía para el colesterol, cúrcuma para las articulaciones. Socialmente… pero «DOCENTEMENTE» tiene otras apreciaciones. Usted no solo cierra un capítulo, le da un portazo en la cara a las planificaciones escolares, preparación de actos; interminables reuniones de personal, entrada a las 7:45 hs. los lunes luego de un finde brutal, persecuciones con actas en mano, o virtuales, grupos de whatsApp, y más…

…La autoridad puede ser circunstancial, el escalafón de un trayecto. La tuya de autoridad moral, algo que se gana, se construye con ética, coherencia y convicciones. Los docentes firman un pacto sin papel y tinta, un pacto en ese cubo que es el aula… Querida amiga, compañera, el retiro no incluye despedidas. Desde estas paredes, solo te decimos chau, hasta cada momento, hasta que la ocasión nos llame…

…Hubo viajes, peluquería y peinados para pasear por calles de tierra. Chanchito a la parrilla y fotos institucionales. Reímos y lloramos también, y, lo más importante, hicimos aportes para no jubilar el vínculo, ni pienses en reclamar haberes con nosotros.

Y como para dar un «cierre» a ésta columna, iniciar un nuevo ciclo seria avanzar. Y no solo los ciclos son exclusivos de las personas, también le pertenecen a las instituciones, los sistemas, las sociedades y por qué no, a los Estados.

No cerrar ciclos significa quedarse quietos, en el mismo lugar y no avanzar. Que todos tengan un hermoso y alentador 2022 y atrévanse a cerrar y comenzar nuevos ciclos.

En pocas palabras anímense a continuar.

laporta